UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Uttanasana: la postura de la pinza en yoga

uttanasana

El yoga es una de las disciplinas ancestrales que más nos puede ayudar a equilibrar cuerpo, mente y espíritu. De hecho, según el tipo de postura que adoptemos, notaremos unos beneficios concretos u otros. Uno de los asanas más comunes y que mayores beneficios reporta es uttanasana, o postura de la pinza.

Esta postura es fácil de practicar tanto para personas experimentadas como para principiantes, ya que constituye una de las mejores prácticas a la hora de adquirir flexibilidad en el tronco y las caderas.

 

¿Cómo hacer la postura uttanasana?

En primer lugar, nos colocaremos en la posición de la montaña, es decir, de pie, con los hombros y brazos relajados y con los pies en paralelo separados ligeramente entre sí. A continuación, doblaremos el cuerpo hacia delante haciendo énfasis en la cadera en lugar de la cintura, hasta conseguir tocar las puntas de los dedos con las manos.

 

New Call-to-action

 

Según el tipo de destreza y flexibilidad que poseamos, podremos llegar a mayor o menor distancia. De este modo, si se trata de un principiante, se podrá optar por doblar los brazos y colocar las palmas de las manos en el codo del brazo opuesto, mientras que, en el caso de las personas con más flexibilidad, se podrá alcanzar a apoyar las palmas de las manos por detrás de los pies.

 

¿Qué beneficios aporta la postura uttanasana?

Esta postura de yoga es una de las más básicas que se pueden hacer, pero, al mismo tiempo, también es una de las que más beneficios nos pueden aportar. Una de las principales ventajas que tiene esta postura es que sirve para calmar la presión del cerebro y relajar la cabeza. De hecho, ayuda a reducir el estrés y a aliviar la depresión.

Además, otra de las principales ventajas que aporta uttanasana es que permite estirar toda la musculatura de los gemelos, isquiotibiales, y gran parte de los músculos de la cadera. De este modo, se notará mayor ligereza y facilidad a la hora de realizar movimientos realizados con esta parte del cuerpo.

De hecho, se trata de una postura que se debería de practicar especialmente por la noche, una o dos horas antes de irnos a dormir. Esto se debe a que, tanto por el efecto que tiene sobre la cabeza, como por el que tiene sobre la musculatura de las piernas, nos va a ayudar a conciliar mejor el sueño, por lo que está muy recomendada en aquellas personas que sufran de insomnio.

 

Precauciones a la hora de realizar la postura uttanasana o postura de la pinza

Por lo general, esta postura es bastante sencilla de adoptar y suele sentar bien a cualquier practicante. Sin embargo, sí que es cierto que, aquellas personas que puedan sufrir algún daño o lesión en la espalda, deberán tener un cuidado especial a la hora de su práctica. En este sentido, es importante recordar que, uttanasana, como cualquier otra postura de yoga, deberá llevarse a cabo con lentitud y consciencia del movimiento en todo momento. De esta forma, se podrán evitar posibles lesiones o empeorar aquellas que ya pudieran existir.

No obstante, en el caso de aquellas personas que sufran de dolor de espalda, una opción para realizar uttanasana de un modo más sencillo consistirá en doblar ligeramente las rodillas. De esta manera, se consigue reducir la tensión que experimenta en la espalda con la flexión completa de las rodillas. Una forma sencilla de iniciarse en esta postura será practicar, inicialmente, con las rodillas ligeramente flexionadas, y, cuando se esté completamente seguro de que se puede pedir un poco más al cuerpo, optar por hacerlo con las rodillas completamente estiradas y en posición de bloqueo.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?