Isla de Sado

Cuando hablamos de hacer turismo por Japón, acuden a nuestra memoria ciudades tan apetecibles como frecuentadas. Tokio, Kioto, Osaka o Hiroshima, son algunas de las más visitadas y conocidas por el turista occidental. Sin embargo, Japón goza de numerosas ciudades aún pendientes de descubrir por aquellos aventureros más curiosos, como la Isla de Sado. ¿Quieres saber más?

Visitar Japón es conocer un nuevo mundo. La amplia oferta gastronómica, cultural e histórica del país nipón puede llegar a ser una vorágine de elecciones, decisiones y marabuntas humanas. ¡Y es que las ciudades más conocidas suelen ser muy frecuentadas!

 

New Call-to-action

 

Si buscas salir del circuito turístico tradicional, la isla de Sado es una opción idónea. Situada frente a la ciudad de Niigata y fácilmente accesible desde allí. Esta isla está cubierta por dos cordilleras: la gran cordillera Osado al norte y la pequeña cordillera Kosado al sur.

 

¿Qué hacer en la isla de Sado?

  • Dar un paseo en un barco de madera tradicional “taraibune” desde el puerto de Ogi.
  • Conocer el pueblo de Shukunegi, famoso por sus calles formadas por canales y por sus casas de madera de antiguos barcos.
  • Disfruta de las vistas en la Bahía de Senkaku situada en el noroeste de la isla.
  • Visitar el Museo de Historia de Sado.
  • Asciende hasta la roca Ono-game a 167 metros sobre el nivel del mar.
  • Busca oro en el parque Nishimikawa y llévalo a casa.
  • Pasea por los jardines de Toki no Mori.
  • Bañarse en alguna de las playas de la isla.
  • Haz una ruta por los faros de la isla de Sado.
  • Visita alguna de las fábricas de sake de la isla.

 

Las minas de oro de la isla de Sado:

  • Descubiertas en 1601 fueron las minas de mayor producción de todo el país. La longitud total de los túneles de las minas alcanza los 400 kilómetros. Fueron cerradas definitivamente en el año 1989. Desde entonces, pueden visitarse de forma turística.
  • Existen dos túneles que se pueden recorrer andando: las del período Edo y las del período Meiji. Además de los túneles que se encuentran muy bien conservados, podemos visitar el museo y la sala de exposiciones para completar nuestro conocimiento sobre las minas de Sado.

 

Principales atractivos gastronómicos de la Isla de Sado:

  • Arroz koshihikari y arroz toki to kurasu sato cultivados en la isla. En la isla de Sado se cultiva arroz desde hace dos mil años.
  • Ika Somen o patas de calamar finos de la isla de Sado.
  • Benizuwaigani o cangrejo de nieve rojo de las aguas de Sado.
  • Okesa Gaki o caqui de la isla, muy sabroso.
  • Nambanebi o gamba dulce, apta para ser consumida en crudo.
  • Pescados y mariscos elaborados en sashimi. Destaca el jurel, los moluscos, las ostras o el caracol gris.

 

Festividades de la Isla de Sado:

  • Earth Celebration: Se celebra a finales de agosto y es uno de los festivales de música y arte más importante de la isla. Se pueden tocar y conocer de cerca los tambores taiko.
  • Mercadillos de Ondeko y Toki Yubae: Gran variedad de puestos callejeros y bailes dedicados a las deidades. Se celebra a comienzos de octubre.
  • Ceremonia Do-oshi: Ceremonia sagrada del fuego. Se celebra el 3 de enero en Ryotsu.
  • Exposición de muñecas y altares del festival Hina Matsuri: Durante el mes de marzo en Aikawa y Ryotsu.

 

Hacer turismo por el Japón más desconocido como la Isla de Sado es una experiencia nueva y única que asegura no verse involucrado, ni sufrir el turismo de masas. Y es que a veces, los lugares menos frecuentados guardan y conservan valores ancestrales, dignos de ser conocidos.

 

New Call-to-action