te verde con menta

El té verde es una de las bebidas naturales que más beneficios ofrece para la salud. La menta es una planta que tiene múltiples usos en el tratamiento de enfermedades estomacales y respiratorias. Combinadas en una misma bebida, el té verde con menta constituye una poderosa fuente de salud que además está deliciosa.

El té verde con menta ayuda a quemar más calorías

La combinación de té verde con menta fortalece los efectos metabólicos del propio té. Esto se debe a la acción de la menta sobre el organismo. Tanto el té verde como la menta poseen una gran cantidad de fitonutrientes (sustancias beneficiosas para la salud que están presentes en diferentes vegetales y que ayudan al organismo a desarrollar sus funciones de forma eficiente). En el caso del té verde con menta, nos encontramos ante una bebida que acelera el metabolismo del cuerpo, lo que hace consuma más energía en menor tiempo. Esto implica un aumento del metabolismo basal (el consumo de energía habitual de cada persona), lo que obliga al cuerpo a quemar los depósitos de grasa de forma más rápida y de manera constante.

 

New Call-to-action

 

  • Función hepatoprotectora

Uno de los principales beneficios que podemos encontrar tanto en el té verde como en la menta es su acción protectora del hígado. Esto se debe a varias causas. Al aumentar la quema de grasas, esto hace que el tejido adiposo que se acumula en este órgano también se consuma más rápido, lo que constituye una gran ayuda en el caso de sufrir de hígado graso. Además, el té verde con menta favorece la producción de bilis, lo que permite que el hígado tenga que trabajar menos para realizar sus funciones de forma normal.

  • Mejora la digestión

Debido a este mejoramiento de la función hepática, el té verde con menta reduce el tiempo en el que se realiza la digestión y permite que el tubo digestivo se limpie más rápido. Además, la acción del mentol presente en la menta relaja la musculatura del estómago, lo que favorece que trabaje mejor y con menos esfuerzo.

 

Combate la distensión abdominal 

Otra de las ventajas de las que nos vamos a poder beneficiar gracias al té verde con menta es su capacidad de evitar la distensión abdominal. Esto se logra gracias a su capacidad de reducir el tiempo que tiene que emplearse para llevar a cabo la digestión. Además, al favorecer la secreción de bilis por parte del hígado, las grasas se procesan de manera más rápida, lo que evita la formación de gases excesiva. Así mismo, la acción de los fitonutrientes permite que estos gases sean expulsados con mayor facilidad.

  • Mejora la respiración

Más allá de las funciones relacionadas con la digestión, el té verde con menta va a ofrecernos ventajas relacionadas con la respiración. Gracias a la teína presente en el té verde, y al mentol de la menta, esta bebida va a favorecer la expectoración de la mucosidad que se acumula en los pulmones y las fosas nasales. De este modo, constituye una bebida muy aconsejada durante los procesos gripales y catarrales, ya que nos va a ayudar a poder respirar con normalidad y a acelerar el tiempo de curación.

  • Protector de dientes y encías

Tanto el té verde como la menta son dos plantas que fortalecen el esmalte de los dientes y eliminan la placa causada por las bacterias presentes en la boca. Combinadas en una misma bebida, sus efectos se potencian aún más. En este sentido, será una bebida estupenda para tomar después de las comidas, especialmente si nos encontramos fuera de casa y no tenemos a manos el cepillo de dientes.

 

New Call-to-action