té verde japonés

Muchas veces, cuando hablamos de tomar té a diario, lo primero que se nos viene a la cabeza son los ingleses y su obsesión por beber té a las 5 o’clock. Sin duda, en el mundo occidental (ingleses incluidos) se bebe mucho té. Pero, para encontrar la auténtica tradición del té, debemos conocer las propiedades y la tradición que se esconde detrás del té verde japonés.

Por todo lo ancho y largo del mundo, encontramos miles de formas de tomar el té, así como miles de infusiones diferentes. Así como en la mayoría de países occidentales se acostumbra a tomar el té con una cucharada de azúcar para rebajar su sabor amargo, en Japón eso sería impensable.

Cómo se toma el té verde japonés

El auténtico té verde japonés no es dulce. A la infusión no le añaden ni endulzantes ni ningún tipo de sabor o aroma externo. Por el contrario, en Japón se valoran los sabores, aromas y propiedades naturales de la hoja del té.

New Call-to-action

No es dulce, pero sí es más suave y refrescante que otras variedades de té verde. Por eso se evitan también los extractos y concentrados, y, como en los productos de Umai Cha, se elabora por infusión directa de las hojas de té verde japonés.

Una de las regiones más emblemáticas de la producción de té verde japonés es la isla de Kyushu, en la región de Kagoshima. De allí se obtienen hojas de té verde ideales para realzar todo el sabor más característico de Japón sin que resulte demasiado amargo a los paladares de fuera del país nipón.

 

Ventajas del té verde japonés

Además de ser sorprendentemente refrescante y sabroso, el té verde japonés es la mejor alternativa a los refrescos que encontramos habitualmente y que nos rodean en nuestro día a día.

El té verde japonés no lleva azúcar ni ningún tipo de edulcorante. Así pues, y a diferencia de todas las bebidas “light” o “zero” que sí llevan edulcorantes, el té contiene realmente 0 calorías.

Si tomamos té verde japonés a diario, estaremos ayudando a nuestro organismo a mantener una dieta más equilibrada y saludable, dejando atrás la inmensa cantidad de azúcar que esconden los refrescos. Además, el té verde japonés contiene muchísimas propiedades muy interesantes. Por ejemplo, es una fuente principal de antioxidantes, además de una buena manera de activar el metabolismo (igual que el café, pero de forma mucho menos invasiva) y quemar así más grasas acumuladas.

 

Disfruta del té verde japonés con Umai Cha

La mejor manera de disfrutar auténticamente del té verde japonés y de refrescarnos mientras absorbemos las múltiples propiedades beneficiosas de sus hojas, es a través de los productos de Umai Cha. Además de ser naturalmente sin calorías, los antioxidantes del té verde hacen del té de Umai Cha una bebida perfecta para cuidarse día a día. No es dulce pero es suave y refrescante, y su sabor resulta interesante en la mayoría de comidas.

Además del Ryouku cha, el té verde japonés de Umai Cha por excelencia, elaborado a partir de hojas de té verde Sencha Ichiban-cha (las hojas de más calidad),  también puedes disfrutar de dos variedades más.

El Houji cha, refrescante y bajo en cafeína, y menos intenso que el té verde. Con un aroma ligeramente tostado, ideal para acompañar la comida o como bebida después de la cena. El tostado del té reduce su índice de cafeína y también le da un color ámbar.

El Genmai cha, que combina el té verde japonés con otro sabor nipón: el arroz integral tostado. Eso le da un color dorado y un aroma único, suave y con menos teína que el té verde tradicional.

Si quieres descubrir más sobre los productos de Umai Cha, no te pierdas su página web, dónde descubrirás la pasión por Japón y podrás conocer la historia de amor que nos trajo el té verde japonés a nuestras tierra.

New Call-to-action