UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

¿Qué hace especial al té verde ecológico?

té verde ecológico

El mundo del té es más amplio de lo que puede parecer en un principio y, cada vez con más frecuencia, vemos variedades de tés que son “ecológicos”. Especialmente cuando se trata del té verde, que es una de las variedades que cuenta con más antioxidantes y propiedades saludables. Sin embargo, ¿qué beneficios y diferencias tiene realmente el té verde ecológico de los demás?

Los productos ecológicos los podemos encontrar de muchos tipos de variedades en tiendas y supermercados, desde el té y otras infusiones, a cereales, verduras, huevos o carne. Sin embargo, ¿qué significa exactamente decir que un producto es ecológico?

 

 

Cuando hablamos de un alimento ecológico a lo que nos estamos refiriendo es a la forma de producción. Esto significa que se trata de un producto que ha sido elaborado de forma tradicional, es decir, sin usar producción químicos o sintéticos de ningún tipo.

En el caso de un vegetal, decir que es ecológico, implica que durante su producción no se han usado fertilizantes químicos en la tierra ni pesticidas artificiales para eliminar los insectos y otros tipos de parásitos. En el caso de la carne, por ejemplo una pechuga de pollo ecológico, estaremos hablando de un pollo que ha sido criado a partir de cereales ecológicos, cultivados sin fertilizantes ni pesticidas químicos y de un animal al que no se le han añadido hormonas ni antibióticos para conseguir un crecimiento artificialmente forzado.

Los productos ecológicos son aquellos libres de sustancias químicas durante todas las fases de su producción, desde el inicio hasta que llegan al consumidor

 

El té verde ecológico

Del mismo modo, cuando hablamos de té verde ecológico, estamos hablando de plantas de té que han sido criadas sin usar fertilizantes químicos ni pesticidas artificiales en su producción. En su lugar, lo más habitual es hacer uso de fertilizantes naturales (por ejemplo compost natural) y técnicas de desinsectación natural (como plantar hierbas aromáticas cerca de la producción). Esto conlleva un producto de mayor calidad y, sobre todo, más saludable, ya que al consumirlo estamos evitando tomar nosotros mismos todos esos productos químicos que son usados en la producción de otros tipos de tés y que, aunque sea en una cantidad pequeña, terminan llegando al consumidor.

Es importante entender que los productos químicos que son usados tanto en la agricultura como en la ganadería son productos destinados para tal fin y que han pasado previamente los controles de sanidad necesarios. Sin embargo, es cierto que se trata de sustancias químicas que son ajenas al cuerpo humano. De este modo, aunque se trate de sustancias que pasan los controles pertinentes, es cierto que se recomienda evitarlas en la medida de lo posible.

Naturalmente, al estar hablando de productos ecológicos, estamos hablando también de una producción que requiere más trabajo y mayor esfuerzo a la hora de conseguir la misma cantidad del producto en cuestión, incluido también el té verde. Esto conlleva que los precios sean ligeramente más altos que en el caso de otros tipos de té. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el té verde ecológico está libre de sustancias químicas de todo tipo y, además, al carecer de estas sustancias, obtiene un sabor más natural y más auténtico, por lo que sí que es una buena idea incluirlo en nuestra dieta de forma habitual siempre que sea posible.

 

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?