UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Té verde con leche: ¿una buena idea?

té verde con leche

Una de las versiones del té verde que se pueden ver en algunos lugares es el té verde con leche. Es cierto que se trata de una combinación poco habitual en la cultura japonesa. Sin embargo, por influencia de Occidente, se trata de una opción cada vez más común en Japón y en Asia en general.

No obstante, los más puristas del té verde afirman que este debe consumirse solo, sin añadirle edulcorantes u otras bebidas de cualquier tipo, incluida también la leche.

¿Qué beneficios tiene el té verde con leche?

En realidad, más allá del sabor, no se puede decir que el té verde con leche tenga ningún beneficio especial. Al menos, diferente al té verde tradicional. El consumo de té con leche es muy habitual en países como India.

 

 

Sin embargo, en estos casos, se suele tratar de té negro, un té mucho más fuerte que el té verde, lo que hace que mezclarlo con leche o especias ayude a rebajar esta intensidad. Pero, como venimos diciendo, en el caso del té verde, se trata únicamente de una cuestión de gusto al paladar, ya que no tiene ningún beneficio específico.

 

¿El té verde con leche tiene contraindicaciones?

Uno de los problemas que presenta consumir el té verde con leche es que, al consumirse junto a la caseína (la proteína de la leche), esta dificulta la absorción de los antioxidantes presentes de forma natural en el té verde. Es decir, desde un punto de vista de salud, tomar el té verde con leche afectaría negativamente a sus propiedades nutricionales. Por esto, siempre que se pueda, se recomienda tomar el té verde solo en lugar de combinarlo con un chorrito de leche.

té verde con leche

Recetas del té verde con leche

A pesar de esto, si consumimos té verde con leche de forma eventual, la pérdida de antioxidantes no será especialmente significativa, por lo que puede ser una opción siempre y cuando se haga de forma excepcional. De hecho, existen diferentes formas de tomar esta combinación de alimentos que, de hecho, son populares incluso en Japón, donde la cultura del té verde es casi una religión en sí misma.

Té verde con leche al estilo clásico

Esta opción consiste en preparar un té verde de forma tracicional y, pasados unos minutos, añadirle un chorrito pequeño de leche. Esto afectará al sabor, que se rebajará mucho. Por ello, se recomienda hacerlo solo con tés verdes de sabores muy fuertes, o aquellos que tengan una cantidad de tanitos bastante elevados, por ejemplo cuando se han dejado reposando durante mucho tiempo.

Té verde con leche vegetal

Otra opción que está ganando adeptos es mezclar el té verde con leches vegetales, como pueden ser la bebida de soja o la de arroz. Esta opción tiene la ventaja de que, al no tener caseína, la absorción de los antioxidantes no se ve afectada, por lo que sería más sano que cuando se toma con leche de vaca.

Té verde matcha con leche

Finalmente, otra de las formas de preparar un té verde con leche es hacerlo a partir del polvo del té matcha y leche en polvo. Para hacerlo basta con mezclar una cucharada de té matcha con otra de leche en polvo. A continuación, añadimos agua caliente y removemos para conseguir una consistencia homogénea.

 

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?