té chai latte

Beber té es una práctica ancestral y milenaria, que tiene su origen en el continente asiático. Desde hace unos “pocos” siglos, es muy común también beber té en el mundo occidental, y sin duda, no es para nada una moda pasajera. Uno de las últimas variables de esta bebida en entrar en nuestro día a día con mucha popularidad ha sido el té chai latte, aunque veremos, no es precisamente una de las mejores opciones para nuestras tazas.

 

¿Qué es exactamente el té chai latte?

El chai es el nombre que recibe el té en gran parte del continente asiático, y en especial en la India. El origen de la palabra se remonta en el pérsico, y guarda similitudes con el cha japonés.

 

New Call-to-action

 

El té chai latte (o simplemente chai latte) es una bebida caliente famosa por sus propiedades estimulantes. Además del té negro, incluye toda una mezcla de especias calientes, es decir, que, de forma natural, estimulan el cuerpo.  La mezcla más famosa y icónica es el Masala Chai, muy aromática y muy popular en la India, que contiene rama de canela, clavos, cardamomo, jengibre, anís y pimienta, junto con el té negro Assam, el Darjeeling o el Ceilán.

Popularmente, a la mezcla se le añade leche, de tal forma que suaviza el sabor de las especias calientes y picantes.

 

Propiedades del té chai latte

Las especias que contiene, juntamente con el té negro, hacen de esta bebida un buen potencial como estimulante. Como ya hemos visto en otras ocasiones, el té es en muchos sentidos mejor estimulante que el café.

Contiene, además, otras propiedades del té, que interactuan con las de las especias. Por ejemplo, ayuda a prevenir problemas cardiovasculares, ya que potencian la correcta circulación de la sangre. Es también un digestio muy efectivo.

Pero su interés nutricional no supera al del té verde japonés, ni por asomo. Para empezar, el té chai latte contiene muchas más calorías, ya que lleva leche. No tiene por qué ser un inconveniente, pero sin duda queda descartado para todos los intelorantes a la lactosa, y para el resto, pierde su interés como incentivo y aliado para perder peso. Además, a menudo le añaden mucho azúcar, y ese podría ser el principal motivo por lo que esta bebida sea más addictiva.

Lo más curioso es que, por muchas especias y sabores intensos e interesantes que contiene el té chai latte, la verdad es que la mayoría de ellos se pierde al añadir la leche. Es por eso que quizás conserve su atractivo para ciertas ocasiones, como una tarde relajada en una cafetería donde sirven bebidas al estilo Starbucks.

Pero eso no aguanta la comparación con el sabor milenario, tradicional, original, natural y japonés del té verde. Mientras que uno es sólo útil para sacar fotos en instagram, el té verde es una taza que contiene claves ancestrales para llevar una mida más sana.

 

New Call-to-action