respiracion pilates

El método pilates es una manera de ejercitar todo el cuerpo que da muy buenos resultados y que tiene la ventaja de adaptarse a todas las personas que lo practican, tanto si se trata de jóvenes como de personas mayores, o si son grandes deportistas o personas sedentarias que acaban de iniciarse en esta disciplina. Además de los ejercicios, esta disciplina cuenta con un elemento fundamental que forma parte inherente al propio ejercicio: la respiración pilates. 

 

New Call-to-action

 

La respiración pilates es la que se debe realizar durante la ejecución de los ejercicios. Este tipo de respiración es una respiración consciente y pausada. Cuando pensamos en cualquier disciplina gimnástica, lo más habitual es que la respiración se realice de forma inconsciente y natural. El cuerpo demanda más oxígeno cuando está trabajando, y nuestro sistema se activa haciendo que obtengamos más aire en cada bocanada.

 

Respiración pilates, respiración consciente

Sin embargo, la respiración pilates no funciona de este modo. En el caso del método pilates la respiración debe dirigir la energía al conjunto del cuerpo de una forma constante y, sobre todo, consciente. Esto significa que para realizar de forma correcta los ejercicios es necesario que la respiración también sea la adecuada, ya que, de hecho, constituye una parte propia del ejercicio.

A la hora de ejecutar la respiración pilates lo primero que se tiene que tener en cuenta es que la inhalación deberá ser por la nariz, mientras que la exhalación se llevará a cabo por la boca. Esto implica un control continuo sobre la respiración, ya que lo natural es que la respiración se lleve a cabo por la nariz o por la boca cuando necesitamos una cantidad mayor de oxígeno, pero no por la nariz y por la boca de manera combinada.

La segunda parte que se tendrá que tener en cuenta en su ejecución hace referencia al diafragma y a la respiración abdominal. La manera más común de respirar es la que llena de aire los pulmones y los ensancha hacia delante, es decir, expandiendo la caja torácica. Sin embargo, en el caso de la respiración pilates, la caja torácica debe permanecer quieta. En este caso, cuando se inhala el aire, la expansión de los pulmones se realizará hacia abajo, dirigiendo el diafragma hacia el estómago. Visualmente, sabremos que la respiración se está llevando a cabo de forma correcta cuando veamos que lo que se expande es la tripa y no la zona pectoral.

Este tipo de respiración es sencilla de realizar. No obstante, si nunca se ha practicado, se recomienda entrenarla de manera separada a los ejercicios hasta que se la domine con cierta soltura antes de ejecutarla al mismo tiempo que el entrenamiento.

 

Las ventajas de la respiración pilates

Este tipo de respiración conlleva varias ventajas para nuestro cuerpo. Por un lado, al expandir el diafragma hacia el estómago, los pulmones realizan un masaje a toda la zona inferior del tronco, lo que incluye algunos de los órganos más importantes del cuerpo, como son el propio estómago, el hígado y el páncreas. Esto mejora la circulación sanguínea de todos ellos, con lo que se mejora su rendimiento. Por otro lado, la respiración pilates va a obligar a realizar una respiración consciente, lo que va a distribuir de forma equilibrada el oxígeno en la sangre. Esto se traduce en un estado más relajado de todo el cuerpo, así como en una mente calmada y con una capacidad de concentración mucho mayor.

De este modo, aunque la respiración pilates no ejercite la musculatura de forma directa, indirectamente va a ayudar a equilibrar todo el organismo y conseguirá que los resultados de la práctica sean mejores, entrenando al mismo tiempo cuerpo y mente.

 

New Call-to-action