UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Posturas de yoga para uno: el retorno a la esencia del yoga

Posturas de yoga para uno

Cada vez se ven con más frecuencias propuestas de yoga enfocadas para realizar en grupo o en pareja. Sin embargo, no debemos olvidar que el yoga original surgió como una práctica individual. De hecho, es necesario dominar una serie de técnicas individuales antes de aventurarse a la práctica de asanas para dos o más personas.

A continuación, te presentamos una serie de posturas de yoga para uno que son un buen punto de inicio antes de probar otras versiones más numerosas.

 

Posturas de yoga para uno: el inicio de la fuerza y la flexibilidad

Antes de intentar realizar asanas más complejos, es necesario dominar con suficiente soltura las posturas de yoga para uno. De hecho, estas posturas serán las que nos darán la fuerza y elasticidad necesarias para poder alcanzar los objetivos de otras versiones de yoga, por lo que serán útiles tanto para expertos como para quienes se estén iniciando en el yoga.

La cobra

La postura de la cobra es una de las más sencillas de realizar y también de las más difíciles de conseguir. El objetivo será alcanzar la postura que aparece en la foto a continuación. Para ello, partiremos de una postura inicial tumbados boca abajo. Después, estirando los brazos hacia delante y recogiéndolos hasta la altura de los hombros, iniciaremos la ascensión del cuerpo. Hay que tener en cuenta que el movimiento deberá hacerse muy lentamente. Sacando pecho, estirando los hombros, presionando el abdomen y bajando las caderas lo más posible.

Posturas de yoga para uno

La vaca sentada

Esta es otra de las posturas de yoga para uno que deberías dominar antes de aventurarte en posturas más complejas. Se trata de una postura que nos va a permitir conseguir mayor flexibilidad en los brazos y en los hombros. Un elemento fundamental en muchas de las posturas de yoga. Para ello, partiremos de una posición sentada. Podemos sentarnos de diferentes formas, aunque la posición del loto es una buena opción.

 

 

El objetivo de esta postura será alcanzar la colocación de los brazos com en la foto. Para ello, colocaremos primero el brazo más bajo en la parte posterior de la espalda. A continuación, pasaremos el otro brazo por encima del hombro hasta alcanzar el brazo anterior. El objetivo es llegar a cogerse las manos completamente. Después de hacerlo con un lado repetiremos con el otro.

Posturas de yoga para uno

Media torsión sentada

Esta es una de las posturas de yoga para uno que más va a beneficiar a tu espalda. Además, te va a permitir coger fuerza tanto en la zona lumbar como en la parte de los hombros, por lo que constituye una postura importante que debes dominar. La media torsión sentada se inicia sentados sobre la colchoneta. A continuación, pasaremos una pierna por encima de la otra, quedando en el lado contrario. Después, pasaremos la pierna inferior hasta el extremo del otro lado. Al mismo tiempo, si es necesario con ayuda de la mano, presionaremos la pierna flexionada arriba para estirarla, tal y como aparece en la foto. Deberemos notar tensión en la parte del glúteo de la pierna superior. Después de hacer un lado, repetiremos con el otro.

Posturas de yoga para uno

La pirámide

Otra de las posturas de yoga para uno que debemos controlar bien es la pirámide. Esta postura nos va a permitir tener fuerza en las piernas, así como gran flexibilidad tanto en espalda como en piernas. Además, nos aporta un elemento de equilibrio importante, lo que será un gran beneficio en la práctica de otros asanas más complejos. Para realizar la pirámide partiremos de una postura inicial de pie, con un pie delante del otro. A continuación, iremos descendiendo lentamente hasta alcanzar el pie situado delante (si podemos, superaremos esta distancia). Es muy importante que mantengamos las piernas rectas y los pies bien posicionados tal y como aparece en la foto.

Posturas de yoga para uno

La rueda

Dentro de las posturas de yoga para uno, la rueda es una postura que podríamos considerar como “avanzada”. Por ello, antes de practicarla, es importante tener un buen dominio de otras posturas más sencillas. Así como una flexibilidad adecuada y haber calentado previamente. La posición inicial para alcanzar esta postura es tumbado boca arriba sobre la colchoneta. A continuación, flexionaremos las rodillas hasta situar los pies cerca de los glúteos. Desde esta posición, deberemos poder coger nuestros tobillos con las manos. Después, estiraremos el torso hacia arriba, de tal modo que solo estén en contacto con el suelo los pies, los brazos, y lo hombros y la cabeza. Si en esta postura estamos cómodos y contamos con la flexibilidad adecuada daremos el siguiente paso. Si no, repetiremos esta postura hasta alcanzar la suficiente soltura para avanzar más adelante. El siguiente paso consiste en, manteniendo la postura, soltar los tobillos y pasar los brazos hacia detrás. Finalmente, haciendo uso de las manos y de los pies, elevaremos todo el cuerpo hasta alcanzar la posición que se puede ver en la imagen.

Posturas de yoga para uno

Todas estas posturas de yoga para uno son un buen inicio y un punto de partida necesario en cualquier practicante de yoga. Es importante tener en cuenta que el yoga es una disciplina que se debe adquirir con paciencia y constancia. Esta será la única forma de alcanzar las capacidades y la destreza necesarias para realizar bien los asanas más complejos, tanto si son de uno como de más personas. Así mismo, también es fundamental que completemos esta práctica con otros ejercicios de fuerza. Así como con una dieta basada en comidas y bebidas saludables, y en productos sanos y naturales beneficiosos para nuestra salud.

 

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?