UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Pollo oriental: una receta fácil y sana para preparar en casa

pollo oriental

Una de las recetas más sabrosas y populares de la cocina asiática es el pollo oriental, que, además de estar delicioso, es una fuente saludable de proteínas y bajo en grasa. Si quieres preparar el auténtico pollo oriental en tu propia casa, toma nota y prepárate a disfrutar de una receta fácil de preparar y con todo el sabor de Asia.

 

Ingredientes del pollo oriental para cuatro personas

  • Pechugas de pollo (400 gramos)
  • Pimientos rojos (3-4 unidades según tamaño)
  • Cebolleta (2-3 unidades según tamaño)
  • Piña natural (50 gramos)
  • Diente de ajo (1 unidad)
  • Salsa de soja (30 mililitros)
  • Vinagre de arroz (60 mililitros)
  • Fécula de maíz (30 gramos)
  • Aceite vegetal (60 miligramos)
  • Azúcar (10 gramos)
  • Sal y pimienta negra al gusto

 

Preparación del pollo oriental

  • Lo primero que haremos picar el diente de ajo lo más fino posible. A continuación, en una bolsa hermética, meteremos las pechugas de pollo troceadas en dados de un tamaño medio, el ajo troceado, la salsa de soja, el vinagre de arroz, el azúcar, la sal y la pimienta, y lo dejaremos macerar al menos un par de horas. Si queremos un sabor más intenso, lo mejor será dejarlo macerar en la nevera durante toda la noche.

 

New Call-to-action

 

  • Una vez que el macerado esté listo, sacaremos los dados de pollo y los reservaremos, al igual que el jugo que quede en la bolsa, ya que lo usaremos durante la cocción.
  • A continuación, cortaremos las verduras y la piña (la piña es opcional, aunque, si te gusta el sabor más auténtico, lo más recomendable es que la añadas también) en dados muy pequeños. En una sartén amplia, añadiremos el aceite vegetal, preferiblemente aceite de oliva virgen, aunque también se podrá preparar con aceite de girasol, y calentaremos a fuego medio. Una vez que el aceite esté caliente, añadiremos las verduras y las saltearemos hasta que estén al dente.
  • Después, retiraremos las verduras de la sartén y las reservaremos. En la misma sartén, añadiremos el pollo y lo saltearemos a fuego medio. Una vez que esté dorado, añadiremos la salsa que nos había sobrado en la bolsa durante la maceración, y removeremos un poco hasta que se mezcle bien con el pollo.
  • En un recipiente pequeño, añadiremos agua fría y la fécula de maíz, y removeremos bien hasta que se disuelva por completo. A continuación, iremos añadiéndola a la sartén en chorritos pequeños mientras mezclamos todo bien para espesar la salsa.
  • Una vez que la salsa esté lista, añadiremos de nuevo las verduras que habíamos reservado y removeremos todo para que se mezclen bien los sabores y saltearemos unos cuantos minutos más. Finalmente, probaremos y corregiremos de sal y pimienta si fuera necesario. Retiramos de la sartén y servimos de inmediato.

 

Aunque es opcional, una forma de presentación de este pollo oriental que queda especialmente bien una vez que está emplatado consiste en añadir unas hojas de perejil en un lado y espolvorear semillas de sésamo blanco y negro por encima. Como puedes ver, este pollo oriental es una receta sencilla y fácil de preparar y, además, es bajo en calorías ya que, aunque incorpore un poco de azúcar, se trata de una cantidad muy pequeña que se repartirá entre los cuatro comensales. Además, la puedes acompañar del auténtico té verde japonés, una de las bebidas más típicas en el país del sol naciente. 

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?