UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Paschimottasana: Beneficios de un asana fundamental

Paschimottasana

Paschimottasana, también conocida con la postura de la pinza sentada, es una de los asanas más importantes en yoga. Se trata de una postura sencilla y fundamental en la práctica del yoga. Además, también es una de las posturas que más beneficios va a traer a la hora de mejorar la espalda y ganar elasticidad.

De hecho, la práctica del yoga junto a una dieta saludable rica en alimentos sanos y beneficiosos, será la mejor receta para estar llenos de energía y disfrutar de una salud de hierro. 

 

¿Qué es paschimottasana?

Paschimottasana es una postura de yoga que también se conoce como la pinza sentada. De hecho, está considerada como la postura hermana de uttanasana, o la pinza de pie. Esta postura o asana se caracteriza por permanecer sentados en el suelo, con las piernas juntas y los brazos estirados en dirección a los pies.

 

New Call-to-action

 

En los casos en los que la flexibilidad lo permite, las manos deberán ir por detrás de los pies, quedando sujetas contra sus plantas o contra el suelo. De este modo, el torso quedará completamente unido a las piernas, con la cabeza situada sobrepasando ligeramente las rodillas y el cuello relajado.

 

¿Cómo realizar paschimottasana?

  1. Aunque paschimottasana es una postura que podría ser considerada como de principiante en la práctica del yoga, es importante que se realice de forma correcta. De este modo, antes de realizarla, es recomendable calentar los músculos, especialmente la zona de la espalda y los hombros.
  2. Para empezar la práctica de paschimottasana partiremos de la postura de dandasana, es decir, sentados en el suelo, con las piernas juntas y estiradas, con el cuerpo recto y los brazos relajados a la altura de las caderas. A continuación, deberemos estirar los brazos hacia arriba, de forma lenta y consciente. Mientras lo hacemos, deberemos inspirar para llenar los pulmones con la mayor cantidad de aire que podamos sin forzar el diafragma.
  3. Desde esta postura, plegaremos el cuerpo en dirección a las piernas. Es decir, hay que mantener tanto brazos como espalda rectos y estirados. A medida que descendamos iremos expulsando el aire de forma lenta y constante.
  4. Una opción, si no se puede alcanzar la postura en el primer intento, es volver a la posición anterior y repetir el descenso. Esto supondrá volver a inspirar aire y repetir el proceso hasta alcanzar la postura final, con el cuerpo completamente plegado sobre las piernas.
  5. Cuando se llegue a la posición final, se deberán agarrar los pies por los dedos, las plantas o, si se puede, colocar las manos en el suelo a continuación de los pies. Es muy importante que los pies permanezcan rectos y en un ángulo de 90 grados respecto al suelo. En otras palabras, los pies no deberán participar del movimiento de la postura paschimottasana.
  6. Por último, mantendremos la posición durante al menos 30 segundos y volveremos a la posición inicial lentamente.

 

¿Qué beneficios tiene paschimottasana?

Paschimottasana es una de las posturas más básicas que se puede realizar en la práctica del yoga. No obstante, también se trata también de una de las que más beneficios va a aportar a nuestra espalda y piernas. Algunos de estos beneficios son los siguientes:

  • Permite un estiramiento completo de los músculos traseros de las piernas.
  • Permite un estiramiento muy importante de los músculos de la espalda.
  • Al estirar los músculos de piernas y espalda, se consigue tonificarlos.
  • Permite prevenir y aliviar la escoliosis, así como los problemas derivados de una mala higiene de la postura.
  • También permite estirar la musculatura de los brazos.
  • Es especialmente bueno a la hora de aliviar los dolores de ciática.
  • Es un buen principio, ya que sirve como calentamiento para otras posturas.
  • Permite aumentar la flexibilidad del cuerpo en su conjunto.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?