UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Omotenashi: la belleza de servir a los demás

omotenashi

Omotenashi es una de las palabras japonesas que no tiene una traducción sencilla al español ya que, aunque se pueden encontrar términos que se le asemejan bastante, en realidad, no existe una traducción exacta de este concepto.

Partiendo de esta base, podríamos decir que, omotenashi, sería algo así como la hospitalidad que se espera en Japón. Sin embargo, se trata de un concepto que va mucho más allá de la mera hospitalidad.

 

¿Cuándo se ha popularizado el término?

En realidad, omotenashi es una palabra ampliamente usada en el día a día japonés. Sin embargo, en Occidente se ha empezado a conocer a partir de que se pronunciara en uno de los discursos de la candidatura de Tokio para los Juegos Olímpicos del año 2020. A partir de entonces, todo el mundo occidental empezó a mostrar interés por esa hospitalidad tradicional japonesa que, además de ser una muestra de educación, también se considera una oportunidad para hacer algo bueno y bello.

 

¿Qué diferencias existen entre omotenashi y la hospitalidad occidental tradicional?

Responder a esta pregunta es complicado y, en realidad, no se puede dar una única respuesta, sino que, más bien, se trata de entender la diferencia que existe en las formas y el fondo de una visión y otra. En la mentalidad occidental, la hospitalidad es un deber que se tiene que llevar a cabo por diferentes motivos, ya sea por interés o simplemente por bondad. De este modo, podemos encontrar, por ejemplo, a hosteleros que son hospitalarios porque saben que les interesa para que su negocio vaya bien. O a anfitriones que son hospitalarios porque somos importantes para ellos y quieren que nos sintamos bien en su casa.

 

New Call-to-action

 

Estos motivos no entrarían en contradicción con omotenashi. No obstante, al hablar de omotenashi, es necesario ir más allá, es decir, no se trata únicamente de un interés concreto o de simple bondad, sino que, además, también existe un culto a la forma que, como la la mayoría de las tradiciones japonesas, tiene su sentido más profundo en la búsqueda de la belleza en las cosas cotidianas de la vida, como, por ejemplo, se puede apreciar en la ceremonia del té

 

¿Cómo entender cuándo estamos ante una muestra de omotenashi?

Como se puede ver, al hablar de omotenashi, nos estamos refiriendo a una forma concreta de practicar la hospitalidad. De hecho, un buen ejemplo que puede ayudarnos a entender la filosofía que existe detrás de esta práctica, lo encontramos en uno de los proverbios japoneses más usados por los nipones: ichigo-ichie.

Ichigo-ichie significa “la única oportunidad”, y hace referencia a la importancia que tiene valorar cada uno de los momentos que encontramos en nuestro día a día, tanto si se trata de un momento trascendental como de uno cotidiano. En realidad, si lo pensamos bien, todos los momentos en la vida son únicos y, debido precisamente a esto, es fundamental valorarlos y mantener la mente consciente en todo momento.

Esta misma filosofía es la que se esconde detrás de omotenashi, que entiende la hospitalidad como una oportunidad única para hacer el bien y practicar la belleza de las formas en uno de los actos más nobles y hermosos que se pueden llevar a cabo: ayudar a quien lo necesita.

 

¿Dónde vamos a encontrar muestras de omotenashi?

En realidad, al pensar en la hospitalidad, lo primero que nos vendría a la cabeza, podrían ser los hoteles o los restaurantes, o, incluso, la casa de los propios japoneses. Estos son buenos ejemplos donde vamos a poder comprobar lo arraigado de esta filosofía de la hospitalidad en la mentalidad japonesa. Sin embargo, la verdad es que no se trata de algo que se vaya a limitar únicamente a estas situaciones tan típicas. De hecho, omotenashi se puede encontrar en multitud de detalles del día a día de los japoneses, desde el simple hecho de pedir ayuda por la calle, a atender a los turistas perdidos o, simplemente, en el ya famoso hecho de llevar una mascarilla por la calle que, aunque puede que mucha gente no lo sepa, se trata de personas que están acatarradas y que, precisamente, llevan dicha mascarilla no para evitar enfermar, sino para evitar contagiar al resto.

Como puedes ver, omotenashi es mucho más que la tradicional hospitalidad al huésped. Es preocuparse realmente por el interés de la otra persona, así como por la forma y la belleza que existe detrás de este acto tan sencillo pero noble al mismo tiempo. De modo que, si viajas a Japón, prepárate para disfrutar de esta filosofía de la hospitalidad y a participar de ella, donde dar es tan importante como recibir, y agradecer tan importante como ofrecer.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?