miso recetas

El miso es una pasta elaborada con habas de soja, agua, koji y sal, básicamente. Muy alto en proteínas, vitaminas y minerales. Existen multitud de miso recetas que pueden ser elaboradas con miso como base del plato. ¿Las conoces?

El miso es un producto procedente de Oriente muy nutritivo y accesible. Puede ser elaborado en casa y existen más de 1.300 tipos. Se dice que no hay dos misos iguales ya que su fermentación depende del aire y las esporas que se encuentran en el ambiente.

 

New Call-to-action

 

El miso es un condimento en forma de pasta que puede ser más suave o intenso, dependiendo del tipo. Se distinguen principalmente tres tipos:

  • Miso Blanco o Shiromiso: De sabor suave tiene una fermentación de aproximadamente un año.
  • Miso Rojo o Akamiso: De sabor más pronunciado tiene una fermentación de aproximadamente dos años.
  • Miso Negro o Kuromiso: Es el de sabor más intenso. Su fermentación dura unos tres años.

El miso se añade como fuente de sabor a los diferentes platos. Debe pensarse en el miso como en un producto fermentado, o sea, guarda parecido con el yogur o el queso. Forma parte de múltiples recetas. Una de las más conocidas es la sopa de miso.

La sopa de miso es una popular receta tradicional japonesa. Se consume tanto en el desayuno, como en la comida o en la cena. Es muy fácil de preparar. Además, resulta nutritiva y reconfortante.

 

Miso recetas estrella: La sopa

Ingredientes:

  • 4 vasos de caldo dashi japonés.
  • 3 cucharadas de miso blanco.
  • ½ paquete de tofu.
  • Un trozo de puerro (60 gr).
  • Cebolleta (60 gr).
  • 1 cucharada de alga wakame.

Elaboración:

  1. Rehidrata el alga wakame en agua dejándola en remojo de cinco a diez minutos.
  2. Corta el tofu en cubos de un centímetro aproximadamente.
  3. Corta el puerro en rodajas finas.
  4. Pica la cebolleta.
  5. Pon a calentar el caldo dashi, cuándo rompa a hervir, retíralo del fuego.
  6. Cuando esté caliente el dashi se añade el miso y se disuelve.
  7. Agrega el tofu y el wakame.
  8. Por último, al servir añade la cebolleta y el puerro.

 

La sopa de miso es sencilla y fácil de preparar. Además, es muy versátil ya que se pueden añadir noodles, chirlas, espinacas, aburaage (tofu frito), setas shiitake, patatas o berenjena.

El miso también es usado para macerar pescados o aves. Así como para multitud de recetas como la ensalada de macarrones con miso, berenjenas en salsa de miso, salmón con miso, caldo de verduras y miso, magdalenas de miso, caballa al miso, gambas picantes al jengibre y miso, merluza con verduras y miso, bacalao con miel, miso y azafrán y una infinidad de recetas saludables.

El miso como condimento permite multitud de usos. ¿Por qué no pruebas a sustituir la sal por miso? Se considera rejuvenecedor por su fuerte poder antioxidante. Además, es rico en hierro y calcio. También contiene isoflavonas que benefician al equilibrio hormonal de la mujer.

Las recetas con miso son numerosas y el miso es un condimento saludable y asequible. ¿Por qué no probarlo? Al fin y al cabo, no tenemos nada que perder, pero sí mucho que ganar.

 

New Call-to-action