UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Máscaras japonesas: Conoce los misterios que esconden

Máscaras japonesas

Las máscaras japonesas forman parte de la cultura y la tradición nipona. Y es que a los japoneses les encanta las máscaras. Hay infinidad de tipos. ¿Las conoces ya? ¿Sabes lo que significan? Hoy, te contamos un poco sobre ellas.

Las máscaras forman parte de la idiosincrasia de Japón. Su origen se remonta al período Jomon, hace aproximadamente diez mil años. Su cometido era ser utilizadas durante los rituales religiosos. Estaban hechas de conchas y cerámica.

Más adelante, durante el período Kofum, en el siglo IV a.c., con la llegada del Budismo a Japón, las máscaras evolucionaron hacia rostros más elaborados y se usaron en eventos profanos.

UMA - Descuento 20%

Tipos de máscaras japonesas

Máscaras de Teatro Noh:

Este tipo de máscara, muy popular en Japón se remonta al siglo XIII. Sus expresiones son sutiles para cambiar, según los actores crean conveniente, moviendo el cuerpo y la cabeza.

Existen algunas muy conocidas, por los personajes que representan:

  • Hannya: Demonio femenino que representa a una mujer celosa y despechada. Representa la envidia, el odio y el mal.
  • Kappa: Animal mitológico de aspecto muy extravagante. Su color es verde, tiene pico de ave y caparazón de tortuga. Lleva bastón y se viste con paja. Si le ganas luchando al sumo, te ayudará en las tareas agrícolas.
  • Tengu: Su aspecto aterrador se caracteriza por su gran nariz. La cara es roja, tiene alas y las uñas de manos y pies son largas y afiladas. Viste una capa de plumas y lleva bastón. Es un duende de los bosques que trata de alejar a las personas del buen camino.
  • Okame: Con grandes pómulos y la cara muy blanca, representa a una geisha. Un acompañante, un observador que no interviene en la acción.
  • Hyottoko: Lleva un pañuelo rodeando la cara, como si le doliera una muela. Su cara es asimétrica. Tiene un ojo más grande que el otro y su boca está torcida, como si silbara. Representa a los borrachos que bailan durante las festividades.
  • Kitsune: Aunque es una zorra plateada, puede transformarse en cualquier cosa. Su objetivo es engañar y hacer daño.
  • Tanuki: También tiene la capacidad de transformarse en cualquier otra cosa o ser. Su intención es gastar bromas y hacer trastadas. Su forma original es un tejón.
  • Okina: Se trata de una máscara que representa a un hombre viejo. Además, una de las particularidades de esta máscara es que constituye uno de los primeros ejemplos de máscaras utilizadas en el teatro Noh, lo que le confiere cierto valor histórico muy relevante.
  • Oni: Es una de las máscaras japonesas más populares, ya que se usa en múltiples festivales. Representa a un demonio con la piel roja, ojos grandes y colmillos prominentes. A pesar de su aspecto tan fiero, Oni está considerado como un demonio de naturaleza dual. Es decir, que puede actuar tanto para el bien como para el mal, por lo que suele ser bueno intentar contentarlo.
  • Onryo: Este tipo de máscaras representan a un número muy elevado de caras. En realidad, los onryo son máscaras que representan espíritus que no pueden descansar en paz porque se arrepienten de algo que hicieron en vida. Son muy populares en las obras de teatro Noh.
máscaras japonesas

Oni es un demonio que se representa en muchas de las máscaras japonesas. Tiene una naturaleza dual, lo mismo sirve para hacer el bien como para hacer el mal.

Elaboración de las máscaras japonesas:

Aunque las máscaras japonesas actuales se pueden encontrar fabricadas en muchos materiales, las máscaras que se usan en el teatro son verdaderas obras de artesanía que se realizan de forma individual y por maestros. En este sentido, las máscaras japonesas de mayor valor son las realizadas en madera de cedro japonés. La elección de esta madera no es casual, sino que tiene su razón de ser en los largos períodos que los actores tienen que llevar puestas las máscaras. De hecho, en algunas obras de teatro Noh, los actores pueden llegar a estar con ellas puestas durante más de cinco horas. Por este motivo, es necesario que se trate de maderas ligeras y poco pesadas. Pero, al mismo tiempo, suficientemente resistentes como para que soporten el uso continuado y el movimiento de la puesta en escena. Por este motivo se usa la madera del cedro japonés, ya que se trata de una madera que cumple a la perfección con este cometido, ya que, además, se trata de una madera con un profundo sentido religioso para los nipones.

Por otro lado, otro de los elementos que requiere mayor atención en la elaboración de las máscaras japonesas tradicionales es la pintura de la superficie. Las máscaras más antiguas se elaboraban con conchas y barro. Una parte de esta tradición se ha conservado en la base de la pintura, donde, todavía a día de hoy, se siguen usando las conchas. Sin embargo, el uso que se le da a las conchas es diferente. Para ello, se trituran hasta obtener un polvo que sirve de base a la parte frontal de la máscara. Este polvo se une a una cola y se sitúa en la superficie de la máscara, cubriendo la madera de cedro. A continuación, y usando esta base de polvo de conchas como imprimación, se pintan las máscaras con las pinturas y colores que le darán su aspecto más visible. Finalmente, la pintura es protegida con una fina capa de laca protectora que, además de asegurar el buen estado de la pintura, también aporta brillo al acabado final de la máscara.

Manualidades típicas de Japón

Además de las máscaras, que divierten y entretienen a los japoneses, también son muy populares las manualidades. De hecho, algunas de ellas requieren de una laboriosidad y trabajo similares a la elaboración de las propias máscaras japonesas:

  • Origami: Es el arte de crear figuras hechas de papel, sin usar ni tijeras ni pegamento. Son muy relajantes y perfectas para trabajar con niños.
  • Kirigami: Es el arte de crear diferentes figuras cortando el papel con la tijera. Son muy llamativas y entrañan cierta dificultad.
  • Chigiri-e: Es el arte de crear dibujos o pintura, hechos con figuras de papel cortado y pintado. El papel usado para crear la obra se llama “washi”. Su tacto es muy agradable.
  • Caligrafía: Conocido como Shodo o camino de la escritura. Exige gran técnica ya que cada trazo debe ser elaborado de forma específica. Proviene de la caligrafía china.
máscaras japonesas

Las máscaras del teatro Noh son especialmente difíciles de pintar porque, según el ángulo desde el que se vean, transmiten tristeza, alegría, ira, o cualquier otro sentimiento. Esto permite a los actores interactuar con el público sin necesidad de cambiar de máscara durante la función.

Teatro Noh y máscaras japonesas

Las máscaras japonesas son muy populares, particularmente en el teatro Noh y en las festividades conocidas como matsuris. Forman parte de la cultura japonesa y pueden adquirirse también en Europa. Sin embargo, para entender plenamente el teatro Noh, es necesario retrotraerse a sus orígenes. El teatro Noh surgió como tal en el siglo XVII en Japón. Sin embargo, encuentra a sus predecesores en Kwanami y de su hijo Zeami (siglo XIV). Ellos fueron los primeros en redactar las primeras obras que serían el germen del teatro Noh clásico, es decir, el que tendría su apogeo en el siglo XVII y que se terminaría convirtiendo en una parte más de la cultura característica del país del sol naciente.

El teatro Noh se inspira en los rituales y danzas religiosas que se practicaban en los templos, así como en las oraciones budistas. Se compone de cinco actos, cada uno de ellos, separados entre sí por un entremés que, en este caso, recibe el nombre de kyogen, de carácter cómico. De hecho, el carácter satírico de los kyogen no es casual, ya que las obras de teatro Noh son siempre líricas y aristocráticas. Es decir, tratan temas elevados, aunque, en realidad, el trasfondo de la mayoría se podría resumir en la búsqueda de la redención del personaje principal, que debe emprender un camino de purificación para recuperar un estatus perdido, especialmente de carácter espiritual.

Además, otro de los factores característicos del teatro Noh, es que será siempre este protagonista principal quien lleve las características máscaras japonesas de este teatro. De hecho, lo más común es que sean únicamente el protagonista, y algunas veces su compañero principal, los únicos actores que lleven máscaras sobre el escenario. Esto se debe en parte a que, ese personaje secundario, suele representar a una mujer. Sin embargo, otras de las características del teatro Noh es que solo lo realizan actores. De este modo, es necesario que, para representar el personaje de una mujer, se use una máscara que permita al actor introducirse en el personaje y completar la transformación.

¿Te gustan las máscaras japonesas? Se trata de una de uno de los elementos de la cultura japonesa más reconocible en todo el país. Es amplio el abanico de significados y posibilidades que entrañan. ¿Por qué no te conviertes en duende o demonio por un día?

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?