UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Macacos japoneses en los baños termales de Jigokudani

Macacos japoneses

Si estás planeando un viaje a Japón en invierno o durante las primeras semanas de primavera, hay un lugar que no puedes dejar de visitar: Nagano. Allí se alberga uno delos tesoros naturales más preciados de la isla nipona, los adorables macacos japoneses.

 

Nagano, la ciudad del invierno

Nagano se construyó inicialmente alrededor de uno de los templos más antiguos e importantes de Japón, por allá el siglo 7 dC. Pero no fue hasta la era Meiji y tras unas fuertes inundaciones y terremotos sacudieron la zona, que, en 1889, los japoneses erigieron la ciudad tal y como la encontramos hoy.

 

New Call-to-action

 

El templo de Zenkoji es reconocido como uno de los primeros en acoger el budismo en Japón. Todavía hoy conserva una estatua budista traída de Asia continental en el siglo 6 dC.

Nagano se hizo mundialmente conocida en 1998, cuando albergó los Juegos Olímpicos de invierno.

 

Los ninjas de Nagano

Pero la ciudad alberga mucho más para visitar y descubrir. Como fue una zona caliente durante las guerras de las eras Sengoku y Edo, en Nagano surgieron uno de los clanes ninja más reconocidos y todo un mito: los Togakure.

Muy cerca de la ciudad, a lo alto de una montaña. podemos visitar el museo Togakure Ninpo, y aprender todos los secretos del arte de los ninja. Además de familizarnos con las armas y diversos artilugios ninja, podemos visitar una Casa Ninja. Por el exterior, parece una casa normal, pero… dentro se esconden decenas de puertas y pasajes secretos que tendrás que descubrir para poder salir de allí. Ah, y, además, podrás practicar el lanzamiento de shuriken.

 

Jigokudani y los macacos japoneses

Pero si lo que buscas es encontrarte con la naturaleza y el Japón más salvaje y tradicional, Nagano será tu base desde donde escaparte a Jigokudani. Este parque natural es archiconocido por los macacos japoneses que albergan en el, tambíen conocidos como monos de las nieves.

Se trata de la única especie de mono autóctona de Japón, y por eso está altamente adaptada al frío. Pero que les hace realmente especiales es la relación simbiótica que han establecido con las aguas termales y los onsen construídos en el valle Yamanouchi.

Es muy habital encontrar familias enteras de macacos japoneses bañándose en las calientes aguas termales de la zona. Lo más curioso no es que se refugien del frío invernal de la prefectura de Nagano; lo raro es que ¡los monos odian el agua! Por eso es tan singular que esta especie en concreto haya aprendido a apreciar (e incluso a depender) del confort de los onsen japoneses.

Si quereis aprenderlo todo sobre los macacos japoneses, no os podeis perder este recopilatorio de fotos del National Geographic. También podes relajaros hasta lograr un estado zen observando la calma que desprenden estos monos en los centenares de vídeos que circulan por youtube.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?