isla Miyajima

La isla Miyajima es una pequeña isla situada muy cerca de Hiroshima, el sur de la isla principal de Japón. A pesar de sus pequeñas dimensiones, se trata de un pequeño paraíso que hay que visitar sí o sí en caso que viajes por lo largo y (poco) ancho del país Nipón.

 

Cómo llegar a la isla Miyajima

Para llegar a Miyajima, lo ideal es salir desde Hiroshima. Una de las mejores maneras de llegar a esta famosa ciudad (no sólo por la bomba nuclear y su memorial para la paz, también por su gastronomía) es con el Shinkansen, el tren bala japonés. Desde la capital japonesa, llegaremos a Hiroshima en menos de cuatro horas.

 

New Call-to-action

 

Otra opción más econçomica es el bus nocturno. Eso sí, aunque los buses japoneses son mucho más anchos y cómodos que los que tenemos aquí, la idea de pasar toda una noche en un autobús no es siempre muy atractiva.

Desde Hiroshima, la mejor opción es tomar el tren de la línia Sanyo hasta la estación de Miyajima. Una vez allí, hay que coger un ferry en el muelle para que nos lleve hasta la isla. En total, tan sólo te llevará unos 40 minutos desde Hiroshima y hasta desembarcar en Miyajima.

 

El templo de la isla Miyajima

Lo primero que destaca de la isla es su templo Itsukushima. De hecho, “miyajima” es más un mote que un nombre, ya que su significado es “la isla del templo“. Se trata de un paraje declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y sin duda el enorme templo flotante tuvo algo que ver en esta decisión.

Desde luego, el templo de Miyajima es uno de los mejores lugares del mundo para ver la puesta del sol en directo. ¿Por qué? Porque hay algo mágico en ver cómo el sol, mientras tiñe todo el mar de rojo y naranja, atraviesa la tori (la puerta tradicional japonesa) situada mar adentro hasta finalmente desaparecer en el horizonte.

Si quieres un escenario todavía más espectacular, reservate una vísita a la isla durante uno de los festivales o matsuri que se celebran en el templo. En especial, los que rinden homenaje al cambio de estación.

 

La naturaleza de la isla

Otro de los atractivos de la isla son la gran cantidad de ciervos dóciles que la habitan. Estos animales son salvajes, pero con el tiempo se han acostumbrado a la presencia de los humanos que habitan y visitan la isla. Así pues, de forma similar al parque de Nara, podemos disfrutar de su compañía, y se acercarán y dejarán acariciar siempre y cuando les demos alguna cosa buena de comer.

También es muy recomendable visitar el bosque vírgen del monte Minsen, en el centro de la isla. Allí encontrarás muchas rutas y senderos de escalada, así como uno de los mejores lugares para presenciar la sakura en invierno, el parque Ohmoto.

 

New Call-to-action