UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Gambas al curry: un plato sano y delicioso

gambas al curry

Aunque la cocina japonesa es una de las más reconocidas a nivel mundial, la cocina asiática es toda una experiencia para los sentidos. En este sentido, una de las regiones donde más variedad de ingredientes y platos se pueden encontrar es Tailandia, que tiene las ventajas de combinar algunas de las virtudes de la gastronomía de India y del Extremo Oriente.

Uno de los platos más populares de la cocina tailandesa son las gambas al curry. Este plato se puede preparar de muchas formas y, según cada región, se puede encontrar con diferentes variantes. A continuación, te traemos una de las más famosas de todas, que, además de estar deliciosa, es baja en calorías.

 

Ingredientes para preparar gambas al curry para 4 personas:

  • 800 gramos de gambas
  • 2 cebollas cortadas en medios aros
  • 5 dientes de ajo pelados
  • 1 trozo de jengibre (aproximadamente del tamaño de un diente de ajo medio)

 

New Call-to-action

 

  • 6 cucharadas de pasta de curry (según el tipo de pasta que escojamos picará más o menos)
  • 2 cucharadas de cúrcuma en polvo
  • 200 ml. de leche de coco
  • aceite de girasol para freír
  • sal al gusto

gambas al curry

Cómo preparar las gambas al curry:

  1. Para empezar calentaremos un chorrito de aceite de girasol en un wok o sartén grande (es preferible que la sartén sea de hierro o cerámica). Cuando el aceite esté caliente, añadiremos la cebolla y la saltearemos hasta que tome un color dorado. Es muy importante que usemos fuego medio o bajo. Lo que nos interesa es que la cebolla se dore, pero sin llegar a quemarse. Para ello, saltearemos a fuego bajo o medio durante unos 20 minutos aproximadamente.
  2. Mientras la cebolla termina de hacerse, picaremos el ajo y el jengibre lo más fino posible. Si queremos, podemos usar un mortero para conseguir que sea casi una pasta. Y reservaremos.
  3. Cuando veamos que la cebolla está casi lista, añadiremos la cúrcuma y la pasta de curry, y removeremos bien para que se mezclen todos los ingredientes. Es muy importante que los ingredientes se mezclen correctamente y por igual en todas las partes de la sartén o wok. Mantendremos a fuego bajo.
  4. Pasados poco más de 20 segundos, para evitar que la cúrcuma se pueda llegar a quemar, añadiremos la pasta de ajo y jengibre que habíamos preparado y reservado con anterioridad. Seguiremos removiendo a fuego lento para evitar que se queme.
  5. Cuando veamos que la pasta de ajo y jengibre se ha mezclado por completo con el resto de los ingredientes, antes de que se llegue a dorar demasiado, añadiremos la leche de coco. La leche de coco frenará la cocción al principio, pero no deberemos preocuparnos por ello ya que es lo normal. Dependiendo del tipo de plato que queramos (más o menos caldoso), podremos añadir más o menos cantidad de leche de coco. Removemos bien hasta que todos los ingredientes se mezclen por completo y continuados a fuego medio hasta que se recupere la cocción. Añadimos sal al gusto.
  6. Cuando la cocción se haya recuperado después de añadir la leche de coco, incorporaremos las gambas peladas. La manera tradicional de hacerlo es con las gambas peladas a excepción del final de la cola, que conservará la cáscara para poder sujetarla con la mano. No obstante, si vamos a usar cubiertos, podremos incorporar gambas peladas por completo. Mantendremos en el sartén o wok a fuego medio durante 10 minutos más mientras removemos de forma constante. Probamos y corregimos de sal si fuera necesario.
  7. Finalmente, retiraremos del fuego nuestras gambas al curry y serviremos. Este plato se puede tomar con varios acompañamientos. Sin embargo, el más tradicional suele ser un arroz blanco aromático. Los arroces del tipo basmati o de jazmín son una buena opción.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?