flacidez abdominal

Uno de los trabajos que más pueden costar a la hora de conseguir un cuerpo sano y fuerte es reducir o eliminar la flacidez abdominal. El problema de la zona del abdomen es doble. Por un lado se trata de una zona muscular que requiere bastante esfuerzo a la hora de conseguir marcar la anatomía de los músculos y, por otro, se trata de un área con una tendencia muy marcada a acumular tejido adiposo, lo que hace que aumente la flacidez de la zona.

 

Flacidez abdominal: Cuando el problema es la grasa

De este modo, nos vamos a encontrar con que, para luchar contra la flacidez abdominal, va a ser necesario realizar ejercicios de forma localizada para reforzar toda la musculatura y, al mismo tiempo, reducir la grasa corporal acumulada. El problema más común a la hora de eliminar la grasa es que, a pesar de los mitos que pueden existir, los médicos confirman que no es posible eliminar la grasa localizada mediante ejercicio. Esto significa que para eliminar la grasa del abdomen será necesario reducir la grasa de todo el cuerpo. Esto conlleva a su vez otro problema, y es que el abdomen es una de las zonas del cuerpo donde antes se acumula la grasa, especialmente en los hombres (en el caso de las mujeres lo más habitual es que empiece en las caderas). De esta forma, va a ser necesario eliminar casi por completo la grasa del cuerpo si se quieren ver resultados en la zona abdominal. Para ello, a pesar del ejercicio que se realice, será necesario adoptar una dieta destinada a bajar de peso y a eliminar el exceso de grasa.

 

New Call-to-action

 

Por otro lado, si la flacidez abdominal se presenta en personas que no tienen acumulación de grasa localizada en el abdomen, la flacidez se puede deber a dos motivos: debilidad en la musculatura o exceso de piel a causa de una pérdida de peso muy rápida.

 

Cuando hay piel de más

Cuando perdemos peso muy rápido la piel del cuerpo tarda en adaptarse a un volumen menor al que estaba acostumbrada a crecer. Si este es el caso, las únicas opciones factibles para reducir la flacidez (que en este caso no será realmente abdominal sino dérmica) será mantenerse en un peso constante hasta que la piel recupere su firmeza. No obstante, en los casos más graves, siempre se podrá consultar con un médico sobre posibles tratamientos localizados.

 

Músculos demasiado débiles

En el caso de que la flacidez abdominal no se deba a un cambio de peso brusco ni a exceso de grasa localizada, estaremos hablando realmente de flacidez abdominal, es decir, de flacidez en los músculos del abdomen. Este tipo de flacidez es fácil de combatir, ya que lo único que requiere es ejercicio diario y localizado.

La gran ventaja que tienen los ejercicios de abdominales es que existe una variedad amplísima de entrenamientos y que se pueden realizar sin necesidad de equipo. Además, al tratarse de músculos que no necesitan aumentar de volumen, podremos entrenarlos todos los días un poco sin que se agoten en exceso.

Existen muchos ejercicios para abdominales y cualquiera de ellos va a ayudarnos a reducir, e incluso eliminar la flacidez abdominal. Algunos que son bastante sencillos de practicar y que están muy recomendados para eliminar la flacidez de esta zona del cuerpo son los siguientes:

  • Plancha frontal:

Los ejercicios de plancha consisten en mantener una postura de tensión sin necesidad de realizar movimiento. Son una buena forma de empezar a conseguir firmeza abdominal si los ejercicios más tradicionales son demasiado duros.

La plancha frontal se realiza desde una posición en el suelo, en la que nos apoyaremos sobre los pies y sobre los antebrazos. Para conseguir una posición más cómoda se pueden entrelazar los dedos de las manos. El ejercicio consiste en mantener esta posición el mayor tiempo posible (lo estándar sería durante 60 segundos aproximadamente).

  • Plancha lateral:

Se trata de otro ejercicio de plancha pero centrado en los músculos laterales. En este caso, partiendo de la postura de la plancha frontal, giraremos 90 grados hasta quedar apoyados solo sobre uno de los antebrazos, de tal manera que toda la fuerza se ejecute con los abdominales de un lado.

Aguantaremos lo mismo que en la plancha frontal y repetiremos con el otro lado.

  • Levantamiento de piernas:

Este ejercicio se realiza tumbado boca arriba en el suelo. Bastará con levantar las piernas juntas y estiradas hasta que nuestro cuerpo forme un ángulo de 90 grados. Descenderemos y repetiremos el ejercicio de acuerdo a la resistencia física de cada uno.

De este modo, combinando dieta, peso constante, y ejercicio, conseguiremos eliminar la flacidez abdominal. Independientemente de cuál sea la causa principal en nuestro caso y de la tendencia personal de cada persona.

 

New Call-to-action