entrenamiento calistenia

De todos los ejercicios que podemos practicar en la actualidad, probablemente el entrenamiento calistenia sea uno de los más completos que se pueda encontrar. Esto se debe en parte a que la calistenia como tal es sumamente amplio e incluye una gran cantidad de ejercicios y variantes dentro del mismo.

Por definición, el entrenamiento calistenia se basa en prescindir de equipo a la hora de realizar sus ejercicios. De este modo, prácticamente cualquier ejercicio que use el peso del propio cuerpo entraría dentro de la definición de calistenia, desde la danza al yoga, o las artes marciales.

 

Entrenamiento calistenia

El objetivo principal de la calistenia consiste en fortalecer el cuerpo para hacerlo “bonito”. De hecho, el entrenamiento calistenia se originó en principio en Francia, en el siglo XVIII, y significa literalmente “fortaleza bella”. En aquella época, la finalidad era entrenar el cuerpo en su conjunto con la finalidad de fortalecerlo para que fuera atractivo y gozase de buena salud.

 

New Call-to-action

 

Hoy en día, cuando se habla de entrenamiento calistenia, nos referimos a un tipo de entrenamiento funcional que tiene por objetivo entrenar todo el cuerpo de forma conjunta y prescindiendo de equipos como máquinas o mancuernas. De este modo, algunos de los ejercicios más comunes que encajarían dentro de esta definición serían las sentadillas, las flexiones, las dominadas, los abdominales, etc. Además, a estos ejercicios habrá que sumar todos los destinados a mejorar la flexibilidad, desde estiramientos o posturas de yoga, a ejercicios de calentamiento previo a la rutina de ejercicios.

Como se puede ver, se trata de una disciplina de entrenamiento que permite una gran libertad en la ejecución de los ejercicios. De hecho, uno de los elementos que mejor definen al entrenamiento calistenia es precisamente la libertad y la capacidad de adaptación a las necesidades y preferencias de cada persona. Esto hace que pueda ser practicado por personas de todas las edades y de todas las condiciones físicas ya que, al usar el propio peso en los ejercicios, la resistencia que se termina usando es la adecuada a la propia persona.

Si estás pensado en comenzar un entrenamiento calistenia, te proponemos que empieces con la siguiente rutina que te mostramos a continuación. Se trata de una serie de ejercicios muy sencillos que se pueden realizar en casa y sin necesidad de equipo de ningún tipo. Recuerda realizar los movimientos de forma consciente y controlada ya que, al fin y al cabo, el entrenamiento calistenia pone el énfasis precisamente en la corrección del movimiento más que en ninguna otra cosa.

Sentadillas:

Se trata de un ejercicio básico pero que entrenará todo el tren inferior, desde las caderas y los glúteos a la mayor parte de los músculos de las piernas.

Flexiones:

Son la mejor manera de entrenar brazos y buena parte del core, especialmente los pectorales. Según dónde se coloquen las manos se hará más fuerza en unos músculos y partes concretas, así que lo mejor será combinar diferentes tipos de flexión.

Abdominales:

Pueden ser de muchos tipos, lo mejor será decantarse por los abdominales clásicos. Otra forma de fortalecer esta parte del cuerpo es a través de las planchas, que mejorarán la fuerza y la resistencia abdominal sin necesidad de ejecutar ejercicios en movimiento.

Subir escaleras:

Parece un ejercicio sencillo, pero es la mejor forma de ejercitar la musculatura de piernas y glúteos además del corazón. 

Dominadas:

Para este ejercicio sí que será necesario disponer de un punto de agarre. Sin embargo, se trata del mejor ejercicio con el propio peso que se puede realizar para fortalecer todo el tren superior del cuerpo. 

 

New Call-to-action