UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Ensalada de algas: descubre cómo disfrutarla

ensalada de algas

La ensalada de algas es uno de los platos más recurrentes para acompañar cualquier comida japonesa. Un complemento ideal, porque es ligera, nutritiva y neutraliza hasta los sabores más intensos del plato principal.

Hay quien dirá que es algo más típico de restaurante japonés de por aquí, de occidente, y que en Japón no lo comen tan a menudo. Y es cierto que no se toma con tanta frecuencia en casa, pero la ensalada de algas no deja de ser uno de los platos más autóctonos y tradicionales —quien no me crea, le reto a que vaya a pasar un par de días en un onsen tradicional con comidas incluidas, a ver si opina lo mismo después de comer algas para desayunar, algas para comer, algas para cenar y ¡hasta algas para merendar!
Descargar guía gratuita

¿Cuáles son los beneficios de comer algas?

Aunque en Occidente las algas son un descubrimiento culinario relativamente nuevo, en Asia las llevan consumiendo desde hace siglos. Uno de sus motivos, además del buen sabor, es la cantidad de nutrientes que tienen, lo que las convierte en uno de los alimentos más completos que tenemos para incorporar a nuestra dieta. Entre estos principales nutrientes cabe destacar la gran cantidad de minerales con los que cuentan las algas, entre ellos cabe destacar el calcio, el magnesio, el hierro, el potasio o el yodo entre otros.

Así mismo, también son una buena fuente de algunas vitaminas esenciales, como son la vitamina A y la B1. Algunas algas comestibles también cuentan con una cantidad significativa de vitamina C. Sin embargo, debido a que la vitamina C es muy frágil, durante el proceso de deshidratación y rehidratación se pierde casi por completo.

ensalada de algas

¿Fuente de vitamina B12?

Existe la creencia popular de que algunas algas como la espirulina contienen vitamina B12, lo que es especialmente interesante para los vegetarianos y veganos. Sin embargo, la vitamina B12 presente en las algas no es la misma que aportan los alimentos de origen animal. De hecho, se trata de una pseudo B12, por ello, no constituye un sustitutivo de la B12 origen, procedente de las cianobacterias. Además, se trata de una pseudo B12 que puede enmascarar los análisis de sangre en el caso de vegetarianos y veganos, haciéndolos creer que cuentan con buenas cantidades de esta vitamina cuando en realidad no es así.

Si eres una persona omnívora, no supondrá un problema, ya que absorberás la B12 de los alimentos animales que consumas. Por el contrario, si tu dieta tiene una base vegetariana o vegana, es muy importante que complementes esta dieta con suplementos de vitamina B12 de origen bacteriano. Estos suplementos se comercializan en muchos lugares, por lo que no son difíciles de encontrar. Además, al tratarse de comprimidos procedentes de cultivos bacterianos y no contener nada de origen animal, son también aptos para personas con dietas estrictamente veganas.

¿Qué tipo de algas son comestibles?

Existen bastantes más algas comestibles de las que podamos imaginarnos. Sin embargo, las más populares son las siguientes:

  • Nori: Esta alga es especialmente conocida por utilizarse para enrollar los makis. Se trata de un alga muy sabrosa que se puede utilizar en multitud de platos de cocina y que, además, cuenta con una buena cantidad de vitamina A.
  • Agar-agar: Esta alga se utiliza principalmente para sustituir las gelatinas de origen animal. Tiene una gran cantidad de antioxidantes.
  • Kombu: Se trata de un alga de color pardo que se suele utilizar tanto en guisos como en sopas japonesas. Es una buena fuente de fósforo.
  • Dulse: Se trata de un alga que contiene más potasio que los plátanos y más hierro que la remolacha. Por ello, se trata de un complemento perfecto que podemos incluir tanto en sopas como en ensaladas.
  • Hijiki: Esta alga suene encontrarse en forma similar a los espaguetis. Es especialmente rica en minerales como el calcio.
  • Espirulina: En este caso, estamos ante un alga que aporta gran cantidad de nutrientes, entre los que cabe destacar los minerales y algunas vitaminas. Como ya hemos dicho, es importante saber que no es fuente de vitamina B12.
  • Wakame: Es junto con la nori una de las algas más conocidas gracias a la gastronomía japonesa. Se utiliza en múltiples platos, desde la sopa de miso a la ensalada de wakame.

ensalada de algas

¿Cómo hacer ensalada de algas wakame?

De todas las ensaladas japonesas, quizás, la ensalada de algas wakame es la más conocida de todas. Se trata de una ensalada fresca con la que empezar o acompañar los platos principales. Es fácil de preparar, y además está buenísima.

Ingredientes:

  • 100 gramos de alga wakame rehidratada
  • 1 pepino
  • 1 zanahoria
  • 50 gramos de rúcula
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de semillas de sésamo negro
  • 1 cucharada de semillas de sésamo blanco

Preparación:

  1. Rehidratamos las algas wakame y, cuando estén listas, les retiramos el agua sobrante y reservamos.
  2. Con ayuda de un cuchillo o pelador, cortamos el pepino, la rúcula y la zanahoria en juliana y reservamos.
  3. En un recipiente pequeño, mezclamos la salsa de soja con el aceite de sésamo y reservamos.
  4. En un bol, mezclamos las verduras cortadas con las algas, removemos bien y añadimos la salsa de soja y el aceite de sésamo.
  5. Por último, espolvoreamos las semillas de sésamo por la parte superior y servimos.

La ensalada de algas clásica

La ensalada de algas arquetípica es aquella que va condimentada con miso y sésamo —y que aprenderemos a preparar a continuación. Lo primero de todo, la lista de ingredientes, la mayoría de los cuales habrá que comprarlos en una tienda especializada en productos de Japón:

Ingredientes:

  • 20g de algas deshidratadas: mejor comprar un pack específico de ensalada de algas ya que así habrá más de una variedad de alga mezclada, pero nos aseguraremos de que contenga Wakame, uno de los sabores más representativos de Japón.
  • Una cucharada de salsa de soja.
  • Una cucharada de aceite de vinagre.
  • Un chorrito de mirin (o de sake, si lo tienes más a mano).
  • Una cucharada de miso (blanco, rojo o una mezcla de los dos).
  • Un poco de jengibre rallado.
  • Un toque de dashi en polvo.
  • Aceite de sésamo.
  • Una pizca de azúcar.
  • Pepino (a poder ser, japonés), que cortaremos en rodajas lo más finas posible.

Preparación:

  1. Para empezar, dejaremos las algas diez minutos en remojo, para que se rehidraten.
  2. Mientras, rayamos el jengibre y machamos semillas de sésamo para obtener una cucharada de aceite.
  3. Mezclamos con la salsa de soja, el vinagre de arroz, el mirin (o sake), el sésamo en polvo y el dashi. Mezclamos hasta que quede bien ligado.
  4. Ahora, pasamos por el colador las algas y las secamos antes de emplatarlas. Le añadimos un poco de jugo de jengibre (exprimiendo un poco lo que nos haya sobrado), y le añadimos también los finos cortes de pepino.
  5. Ahora sólo nos faltara añadirle la salsa (y unas pocas semillas de sésamo para decorarla) y ya podremos disfrutar de la tradicional ensalada de algas japonesa.

Una ensalada de algas completa y original

Si lo que estaos buscando es un plato único y completo (a la vez que original), deberemos añadirle algo más a la ensalada de algas tradicional. Una de las mejores opciones es la que recomienda en su libro Super Food Family Classics el famoso cocinero inglés Jamie Oliver, que propone añadirle un buen filete de salmón.

ensalada de algas

Para acabar de tener una ensalada de algas redonda, Oliver le añade también un poco de lechuga y cuatro cebolletas cortadas. Pero la clave de este plato la encontramos en la salsa, que aporta bastantes cambios a la receta tradicional original. La salsa de soja (sin sal para que no se coma los demás sabores) la mezclaremos con un poco de zumo de naranja natural y con el zumo de un par de limas, además de añadir el jengibre y el aceite de sésamo.

El resultado es una completa y riquísima ensalada de algas, ideal para comer sano a mediodía (si ya tenemos los ingredientes, se prepara en menos de 15 minutos) o para sorprender a los invitados de tu próxima cena en casa.

Si ya has probado de hacer estas dos ensaladas de algas en casa, ¡cuéntanos tu experiencia!

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?