dieta baja en calorias

De todas las dietas que podemos llevar a cabo, quizás, la dieta baja en calorías sea la más famosa. De hecho, la mayoría del resto de dietas están basadas, en mayor o menor medida, en este concepto.

Una dieta baja en calorías se caracteriza por reducir la ingesta de las calorías diarias que consumimos por debajo de lo que es habitual. De este modo, se obliga al cuerpo a hacer uso de las reservas de energía almacenadas en forma de tejido adiposo y, como consecuencia, se adelgaza.

 

New Call-to-action

 

Sin embargo, a pesar de que una dieta baja en calorías parece sencilla de realizarse, la realidad es que la mayor parte de las personas la abandona en una o dos semanas. Esto se debe a que este tipo de dieta es exigente de mantener en el tiempo, ya que requiere una firmeza y una organización que no todo el mundo es capaz de mantener.

 

Las normas básicas para seguir una dieta baja en calorías

A continuación, te presentamos algunas directrices fundamentales que tienes que tener en cuenta a la hora de realizarla y que te van a permitir que obtengas los resultados esperados sin sorpresas.

  • Respeta las cinco comidas:

Para que una dieta baja en calorías dé buenos resultados es fundamental hacer las cinco comidas (desayuno, aperitivo, comida, merienda y cena). Uno de los errores más comunes consiste en saltarse alguna de estas comidas con el objetivo de “reducir la ingesta de calorías”. La consecuencia más común de esta práctica es llegar a la siguiente comida con un hambre excesivo y pegarse un atracón a comer, lo que supone superar las calorías que tendríamos que haber consumido entre ambas comidas.

  • Un proyecto a largo plazo:

Una dieta baja en calorías es una dieta que tendrá que llevarse a cabo, por lo menos, a lo largo de dos meses. Otro error muy común es querer adelgazar en una o dos semanas. Para ello, se reduce la ingesta de calorías a extremos que, además de ridículos, pueden ser peligrosos para la salud. Cuando se adelgaza de esta manera lo más común es que exista un efecto rebote posterior, por lo que se habrá conseguido tener un peso todavía mayor que cuando se inició. Lo correcto, será reducir la ingesta de calorías en poca cantidad, pero mantener dicha reducción a lo largo de varios meses de dieta.

  • Cuidado con los productos “light”:

Cuando vayas a realizar una dieta baja en calorías, preocúpate más de leer la parte de la etiqueta donde están los ingredientes en lugar de confiar en las etiquetas que se anuncian como “light”. El supermercado está lleno de productos que parecen ser bajos en calorías cuando en realidad no lo son.

 

Orden y personalización

  • Apunta lo que comes:

Puede resultar un fastidio, pero es la mejor manera de conseguir llevar un orden en la dieta. Además, cuando sepas las calorías que tiene cada alimento que comas con frecuencia, evitará que tengas que estar pesando y calculando muchas cantidades, lo que agilizará el proceso de cocinar.

  • Adecúa la dieta a tus necesidades personales:

Como norma general se considera que una mujer deberá consumir entre 1.500 y 2.000 calorías diarias, mientras que un hombre deberá hacerlo entre 2.000 y 2.500. Sin embargo, cada persona tiene un metabolismo concreto, una actividad particular, y una capacidad de autocontrol personal. De este modo, es importante adaptar la dieta baja en calorías a cada caso. Esto garantizará que la dieta se pueda llegar a completar y que se obtengan los resultados deseados.

 

New Call-to-action