costumbres de Japón

Japón es un país mundialmente conocido por su cultura y sus tradiciones. De hecho, la sociedad japonesa se caracteriza por su aprecio a las costumbres y a los protocolos sociales, especialmente importantes a la hora de adoptar hábitos cívicos en los que la educación juega un papel fundamental. De hecho, las costumbres de Japón son tantas e impregnan cada una de las actividades del día a día de los japoneses que, muchas veces, pueden llamar la atención de los visitantes pero que, para la sociedad japonesa, son de lo más normal del mundo.

 

Mascarillas por la calle

Una de las costumbres de Japón más fáciles de reconocer para los extranjeros es el elevado número de personas que van con mascarillas por la calle y en el transporte público. Muchos visitantes pueden pensar que se trata de una forma que tienen estas personas de evitar contagiarse de enfermedades a estar en lugares abarrotados y llenos de otras personas. Sin embargo, los japoneses que van con mascarilla por la calle son en realidad los japoneses que están enfermos. Es decir, son personas que están acatarradas o que tienen gripe y que, para evitar contagiar al resto de pasajeros de un tren o un autobús, optan por llevar esta mascarilla. De modo que no es una medida para evitar enfermar, sino para evitar contagiar al resto.

 

Aseos automáticos

Otra de las costumbres de Japón más llamativas es la elevada tecnologización de todos los elementos que rodean la vida diaria de los japoneses. La presencia de la tecnología en el día a día es tal que, de hecho, ha llegado incluso a los inodoros, especialmente cuando se trata de aseos públicos o abiertos al público en un restaurante o un hotel.

 

New Call-to-action

 

Estos inodoros cuentan con elementos tecnológicos que hacen que la experiencia de ir al baño sea mucho más agradable y limpia que en otros países. Algunos cuentan con un sistema de calefacción para evitar el contraste de temperatura al tocar la tapa, aunque lo más llamativo son los chorros de agua que sirven para limpiar al usuario después de visitar el excusado. 

 

Comida de cera

Una de las costumbres de Japón que se puede ver en muchos restaurantes es el uso de comida de cera para mostrar al cliente cómo es el plato que va a pedir. Se trata de esculturas de cera hiperrrealistas que imitan a la perfección los platos reales. Esto permite que el cliente no tenga que limitarse a la descripción del plato en la carta, sino que puede ver cómo será su comida antes de pedirla, lo que le ayuda a la hora de tomar la decisión de qué comer.

 

Explicaciones con dibujos y muñecos

Otra de las costumbres de Japón que está más extendida actualmente es el uso de muñecos para explicar prácticamente cualquier cosa. Estos muñecos suelen estar inspirados en el manga o el anime, y sirven para explicar desde cómo usar un producto que se acaba de adquirir a cómo debes colocarle en las escaleras del metro para no molestar a los demás usuarios. Existen diversas teorías al respecto de por qué a los japoneses les gusta tanto usar dibujos de personajes fantásticos a la hora de explicar cualquier cosa. Una de las más aceptadas hace referencia afirma que se trata de una herencia del tipo de escritura, muy visual y asociada a la imagen, lo que habría dado lugar al uso de dibujos como forma de comunicación en otros ámbitos.

 

Bushido: educación ante todo

Sin embargo, de todas las costumbres de Japón, la más destacada de todas es la importancia que el ciudadano japonés da a la educación y al civismo. Los japoneses son personas sumamente educadas, que centran su atención en no molestar y en ayudar a los demás de cualquier forma que sea posible. Esto explica que sean ciudadanos silenciosos, muy respetuosos con el entorno y el medio ambiente, así como personas hospitalarias y generosas. Esta educación procede de la larga tradición de la cultura japonesa. Sin embargo, uno de los referentes más importantes lo encontramos en el bushido, palabra japonesa que se podría traducir como “el camino del guerrero”. El bushido era el código ético y de honor de los samuráis. Este código pasó a formar parte de la sociedad y la costumbre japonesa habitual, lo que sirvió para definir el carácter y la forma de ser de la sociedad actual de Japón, donde se piensa antes en los demás que en uno mismo.

 

New Call-to-action