dorayaki receta

El dorayaki, como ya explicamos en este otro post, es uno de los “dulces” más conocidos de Japón, en gran parte gracias a la icónica serie de animación Doreamon. Hoy veremos cómo hacer dorayakis en casa.

 

¿De qué están hechos los dorayakis?

Los dorayaki son unos pequeños pasteles hechos con dos bizcochos y un relleno en medio que no es a base de chocolate, sino que, tradicionalmente, es una pasta de judía roja. Así que, si no lo has probado en una tienda de productos japoneses, lo más probable es que hayas comido un pastelito de nutella, ¡pero eso no es un dorayaki!

Así pues, los dorayakis tienen dos ingredientes fundamentales: la masa blanda del bizcocho, y el relleno de anko.

 

New Call-to-action

 

El anko se prepara a partir de la judía roja azuki, que debe ser cocinada con delicadeza para conseguir el resultado dulce. De nuevo, la tradición (casi como un ritual) a la hora de prepararlo es muy importante, como en la mayoría de comidas tradicionales japonesas, hasta el punto que no hace mucho se convirtió en el eje de una película minimalista y preciosa: Una pastelería en Tokyo.

 

Como hacer dorayakis: la pasta anko

Para elaborar la pasta de anko, primero habrá que dejar en remojo las judías azuki unas 10 horas. Cuando estén listas, las limpiamos y las ponemos con agua nueva (un par de dedos por encima de las judías) en una olla grande. Hay que tener en cuenta que la pasta doblará su volumen inicial, así que mejor que el recipiente sea bastante elevado.

Encendemos el fuego a máxima potencia, y estamos atentos porque, nada más empiece a hervir el agua, lo paramos. Lo dejamos reposar cinco minutos, con la olla tapada. Pasamos las judías por el colador, y volvemos a empezar el proceso con agua nueva. Esta vez, sin embargo, cuando el agua llegue al punto de ebullición, aflojamos el fuego pero sin apagarlo, y lo dejamos a fuego lento.

Esta es la parte que requiere más paciencia, ya que las judías van a necesitar al menos una hora para ablandarse. Remueve de vez en cuando, asegurándote que las judías permanecen sumergidas, y, cuando veas que les falte agua, añade lo justo para cubrirlas de nuevo. ¡No te pases, porque sino las judías se romperán antes de hora!

Cuando puedas aplastar una judía con los dedos sin problemas, será la hora de añadir el azúcar granulado. Hay que añadirlo poco a poco, hasta que consigamos la textura adecuada.

Finalmente, retíralo del fuego y déjalo reposar en la nevera, para que se espese. Si no lo vas a usar todo el mismo día, puedes congelar algunas raciones para otro día.

 

Cómo hacer dorayakis: la masa

El resto de la receta es mucho más sencilla, ya que tan solo debe prepararse la masa de los bizcochos y pasarlos por la plancha. Una vez obtenido las dos tortitas, se coge una porción de anko y se sitúa entre éstas.

Si quieres que tus dorayakis sean tan blandos como los originales, un truco para ablandar la masa es añadir claras de huevo batidas (espuma de clara de huevo). Ten en cuenta que así también tardarán más en cocinarse, aunque, por contra, también se conservarán mejor por más tiempo.

 

New Call-to-action