UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Cenar fruta: ¡todo ventajas!

cenar fruta

La fruta es uno de los alimentos más sanos que podemos tomar y que, de hecho, debemos incorporar a nuestra dieta. Los médicos recomiendan tomar de media 5 piezas de fruta o verdura al día (lo que incluye tomarla tanto cruda como cocinada). Sin embargo, la realidad es que, en la mayoría de los casos, nuestro consumo de fruta diario es bastante inferior a esta media. Y una manera eficaz de mejorar la dieta es cenar fruta habitualmente.

Uno de los problemas que surgen a la hora de consumir fruta es que, tradicionalmente, se ha asociado al postre, es decir, se toma después de las comidas. El resultado es que, como tenemos el estómago lleno, no se convierte en un plato apetecible y, en consecuencia, al final lo que hacemos directamente es no tomarla. Por ello, una de las soluciones más sencillas que tenemos a nuestro alcance para consumirla de forma diaria es convertirla en la cena. Cenar fruta como plato principal tiene muchas ventajas. De hecho, si adoptamos el hábito de tomar todas las noches, terminaremos convirtiéndolo en algo tan natural como cuando cenábamos otros alimentos.

 

Fácil de digerir

Una de las ventajas que tiene la fruta es que es un alimento fácil de digerir, lo que hace que las digestiones sean menos pesadas y se completen en menor tiempo. Esto es una gran ventaja a la hora de cenar, especialmente si por horarios tenemos que hacerlo tarde. Cenar fruta se puede convertir en una forma sencilla de cenar tarde y evitar pasar una mala noche.

 

New Call-to-action

 

No hace falta cocinarla

Otro de los beneficios que vamos a poder aprovechar de cenar fruta es el hecho de que no hace falta cocinarla, lo que se convierte en una verdadera ventaja si, de nuevo, los horarios hacen que lleguemos tarde a casa después de toda una jornada de trabajo.

 

Cenar fruta es sanísimo

Y decimos sanísima porque con sana nos quedamos cortos. La fruta es el mejor alimento que podemos consumir sin lugar a dudas, contiene vitaminas, minerales, fitonutrientes, antioxidantes, fibra alimenticia y fructosa.

 

Su azúcar es del bueno

La fruta tiene azúcar, lo que hace que sea un plato que nos va a aportar energía. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las calorías van a ser muy inferiores a las que nos aportaría un plato a partir de carbohidratos o proteínas (y no digamos ya si hablamos de grasas). Por ello, se trata de una cantidad de calorías por la que no deberemos preocuparnos excesivamente. Además, el azúcar que contiene la fruta es fructosa, que es el tipo de azúcar más sano que podemos consumir, ya que el impacto que tiene en nuestro organismo no tiene nada que ver con los azúcares refinados que se le añaden a multitud de comidas procesadas.

 

En la variedad está la diversión

Otra de las grandísimas ventajas que tiene cenar fruta es que puedes variar de menú cada día y cada época del año. La variedad de frutas que vamos a encontrar actualmente en el mercado es grandísima y, cada estación del año, vamos a encontrar diferentes variedades. De este modo, podremos ir combinando diferentes tipos y sabores según nos apetezca un tipo u otro.

 

Buena, bonita y barata

Además de todas las ventajas ya mencionadas que supone cenar fruta, hay otra que no deberíamos pasar por alto, que es su precio. La fruta es uno de los alimentos que generalmente sale más barato en la cesta de la compra, por lo que incorporarla como cena habitual en nuestra casa no solo no va a suponer ningún gasto adicional sino que, además, lo más seguro es que ahorremos dinero.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?