castillos japoneses

La arquitectura japonesa siempre ha atraído la mirada de todo el mundo. No en vano, el movimiento arquitectónico de la Bauhaus se inspiró en el modelo japonés tradicional y en su bella búsqueda de la simplicidad, el pragmatismo y la claridad estructural. Y, entre toda la arquitectura tradicional, los castillos japoneses se llevan la palma y destacan por encima de todo lo demás por sus proporciones monumentales y su espectacularidad.

 

Los principales castillos japoneses

La arquitectura de los castillos japoneses más antiguos y ancestrales es única e irrepetible, además de una muestra abismal de ingenio difícilmente repetible en otras partes del mundo. Por su tamaño y encanto, son castillos emblemáticos e icónicos, que atraen a miles de visitantes de todo el mundo.

Cada castillo tiene su historia y sus particularidades, pero, entre todos, destacan estos cuatro:

 

El castillo de Himeji

Himeji-jo (o el castillo Himeji) es mayor castillo japonés. Construído inicialmente en el siglo XIV, fue reformado y remodelado hace 400 años por el daimyo Ikeda Terumasa. Con su diseño simétrico y perfecto, requiró más de ocho años y una extensísima mano de obra para erigirlo, finalmente, en 1618. Desde entonces, ha permanecido intacto, sobreviendo a centenares de terremotos y catástrofes naturales.

 

New Call-to-action

 

Su diseño incluye un millar de aspilleras (agujeros en forma de estrechas ventanas verticales), ideadas como escondite ideal para disparar flechas y permanecer a cubierto.

El castillo de Himeji fue registrado como Patrimonio de la Humanidad en 1993, y es también uno de los Tesoros Nacionales de Japón.

 

Castillo Kumamoto

Situado en la isla de Kyushu, al suroeste de Japón, el castillo Kumamoto se impone con más de un kilómetro cuadrado de diámetro. Está rodeado por muros de piedra curvados (llamados musha-gaeshi) de más de 13 metros de altura, y la estructura se eleva hasta un total de 30 metros. Una auténtica fortaleza defensiva.

En 2017, este castillo ha cumplido su 410 aniversario. Y muchos más que le quedan.

 

Castillo de Osaka

Toyotomi Hideyoshi, líder de Japón a finales del siglo XVI, hizo construir este emblemático castillo blanco, que se finalizó en 1585. Este gigante de 40 metros de altura se eleva en nueve pisos, y se ha convertido en todo un símbolo de Osaka.

Este castillo japonés cuenta con una muralla inmensa, de más de 40.000 piedras, traídas de todo Japón como símbolo de vasallaje de los demás daimyo a las órdenes de Hideyoshi.

 

Castillo Nagoya

Entre Tokyo y Osaka, encontramos la ciudad de Nagoya, con uno de los cuatro castillos japoneses más importantes. A diferencia de los anteriores, este castillo sí fue mayormente destruído durante la Segunda Guerra Mundial, en 1945.

Pese a ser una reconstrucción de 1595, el castillo de Nagoya sigue manteniendo viva sy grandeza, como demuestran las criaturas marinas de oro que ornamentan su tejado.

 

New Call-to-action