UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Carbohidratos lentos: ¿qué son y qué beneficios tienen?

carbohidratos lentos

Los carbohidratos son la principal fuente de energía que los animales, incluidos los seres humanos, tenemos. Se caracterizan por ser moléculas formadas por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno, y pueden tener muchas formas diferentes.

Se encuentran en multitud de alimentos, que pueden ir desde la leche y los cereales a las frutas y los productos procesados. Sin embargo, dado que no todos son iguales, unos nos convendrán más que otros. De hecho, los denominados carbohidratos lentos, son los que más van a beneficiar nuestra salud. Pero, ¿sabes por qué?

 

¿Cómo funciona el organismo cuando comemos?

Al ingerir carbohidratos lentos o rápidos, el organismo tiene que transformar estos carbohidratos para que sean absorbibles y útiles para nuestras células. Este proceso se lleva a cabo en diferentes fases dependiendo del tipo de carbohidratos del que se trate. Sin embargo, al final de todo el proceso, la insulina será la encargada de llevar la glucosa a las células. La glucosa es la forma más simple de energía que podemos tomar. Se obtiene de la transformación de los carbohidratos en formas más simples que las células sí que pueden metabolizar.

carbohidratos lentos

Es decir, que cuando comemos, transformamos los carbohidratos en formas simples que son la energía de las células. Cuando las células usan esta energía, es cuando hablamos de metabolizar. De hecho, hablar de un metabolismo lento o rápido hace referencia, en última instancia, a la velocidad en que las células se “alimentan”. De este modo, un metabolismo rápido consumirá energía de forma más rápida, lo que hará que no se acumule en forma de grasa, y viceversa.

 

¿Cómo actúan los carbohidratos lentos y rápidos en el organismo?

La diferencia entre los carbohidratos lentos y rápidos en el organismo depende de cómo llegan a las células. Al comer carbohidratos de absorción rápida, estos pasan al torrente sanguíneo en muy poco tiempo. Entonces, el páncreas segregará una gran cantidad de insulina. Esta insulina transportará estos carbohidratos rápidos hasta las células. Pero, esto hará que, en poco tiempo, sintamos hambre de nuevo, ya que se habrá consumido esta energía de forma rápida.

 

New Call-to-action

 

Por el contrario, cuando ingerimos carbohidratos lentos, estos pasan al torrente sanguíneo de forma mucho más lenta. Esto hace también que las secreciones de insulina por parte del páncreas sean mucho menos agresivas y más equilibradas, lo que también protegerá contra la diabetes. De este modo, la manera en que la energía es transportada hasta las células es mucho más constante y acorde a lo necesario. En consecuencia, se evitará tener hambre en poco tiempo, ya que la sensación de saciedad se mantendrá en el tiempo.

 

Ejemplos de carbohidratos lentos y carbohidratos rápidos

Existen multitud de carbohidratos lentos y rápidos. Como norma general, se puede considerar que los carbohidratos procedentes de productos naturales y poco procesados actúan como carbohidratos lentos. Mientras que los presenten es productos muy procesados actuarán de manera rápida. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que, cuando un carbohidrato lento se transforma y se refina, puede pasar a actuar como rápido. Por ejemplo, los cereales integrales son una fuente de carbohidratos de absorción lenta. No obstante, cuando se transforman en harina refinada, al ingerirlos y haberles retirado toda la fibra, su acción en el organismo será igual que la de los carbohidratos rápidos.

Algunos ejemplos de alimentos donde encontramos carbohidratos lentos serían la fruta, las legumbres o los cereales integrales. Por el contrario, algunos ejemplos de alimentos donde los carbohidratos son de absorción rápida serían los productos con azúcar de caña o de remolacha (en todas sus formas), productos elaborados con harinas refinadas, como pueden ser la bollería o el pan blanco, así como los zumos.

carbohidratos lentos

De hecho, en el caso de los zumos, es importante tener en cuenta que los zumos industriales, además de tener el azúcar natural de la fruta, también tienen azúcar añadido. De este modo, son una verdadera bomba de carbohidratos de absorción rápida. Sin embargo, en el caso de los zumos naturales, también tenemos una cantidad elevada de estos carbohidratos rápidos. Esto se debe a que, aunque sea natural, al convertir la fruta en zumo y retirarle la fibra, su acción en el organismo será similar a la de los carbohidratos de acción rápida. Por ello, siempre se recomienda tomar el zumo natural con toda su fibra. De hecho, lo más recomendable siempre sería decantarse por bebidas naturales libres de azúcares de todo tipo, ya que son la mejor forma de evitar la ingesta de calorías innecesarias.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?