calorías bebidas

Uno de los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de consumir bebidas alcohólicas es el alto índice calórico que contienen. El alcohol, además de afectar a nuestra salud, se metaboliza en nuestro cuerpo a través del hígado, que lo transforma en azúcar, lo que constituye una dosis de calorías vacías considerable. Sin embargo, como en muchas ocasiones las bebidas alcohólicas forman para de actividades sociales y eventos, de modo que lo mejor es conocer el número de calorías bebidas que consumimos con cada tipo de bebida alcohólica para, así, poder escoger la que menos contenga y reducir al mínimo su impacto.

 

Cerveza:

La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más populares debido a que se consume entornos de todo tipo, desde eventos oficiales a actividades más informales. Además, ofrece la posibilidad de escoger cerveza sin alcohol, lo que la convierte en una bebida refrescante y completamente saludable. En el caso de la cerveza normal, se trata de una de las bebidas alcohólicas que menos calorías tiene, solo 43 calorías bebidas por cada 100 gramos.

 

Vino:

Junto a la cerveza, el vino representa la otra gran bebida alcohólica que se consume con más frecuencia. Al igual que sucede con la cerveza, se trata de una bebida saludable a excepción del alcohol que incluye. Sin embargo, en este caso, resulta muy complicado encontrar comercios que ofrezcan vino sin alcohol, por lo que siempre se suele encontrar vino normal. En cualquier caso, las calorías bebidas al tomar vino se cuentan por 83 por cada 100 gramos, lo que supone casi el doble que la cerveza, aunque todavía se puede considerar una cantidad asequible para ciertas ocasiones.

 

New Call-to-action

 

Sake:

El sake es un vino de arroz fermentado que se consume con mucha frecuencia en Japón y que cada vez tiene más adeptos en el resto del mundo. En este caso, se trata de una bebida que conviene consumir con moderación, ya que contiene 134 calorías por cada 100 gramos, lo que significa que su índice calórico es bastante elevado.

 

Ron:

Una vez que entramos en la sección de las bebidas alcohólicas destiladas vamos a comprobar que los índices calóricos se disparan a cifras muy elevadas. El ron se obtiene de la caña de azúcar. Cada 100 gramos de esta bebida espirituosa contiene la nada desdeñable cifra de 231 calorías.

 

Vodka:

El vodka se destila a partir de la patata y, a pesar de la “buena fama” que puede tener esta bebida por su poco olor a alcohol, la realidad es que su contenido calórico es el mismo que el del ron, 231 calorías por cada 100 gramos.

 

Whisky:

El whisky es una bebida alcohólica de origen escocés que se obtiene de la destilación de maltas previamente fermentadas como la cebada, el trigo, el centeno o el maíz. En este caso, estamos hablando de cifras realmente desproporcionadas de calorías. Nada más y nada menos que 250 calorías por cada 100 gramos.

 

Ginebra:

Finalmente, a pesar de su popularidad, la ginebra representa una de las bebidas alcohólicas que encabeza la tabla de calorías vacías a causa de su contenido alcohólico. La ginebra se obtiene de la destilación de cebada sin maltear a la que se le añade enebro y otras especias. Cada 100 gramos de ginebra representan la escalofriante cifra de 263 calorías.

Como se puede ver, las bebidas alcohólicas, y especialmente las destiladas, representan una verdadera bomba calórica, por no hablar de los efectos tóxicos y dañinos que tienen para la salud, especialmente para algunos órganos como el hígado. Por esto, a la hora de contar las calorías de las bebidas, no debes olvidarte de que el alcohol es uno de los peores enemigos que tendrás que evitar. De este modo, lo mejor será evitar su consumo y, en caso de hacerlo, decantarse por bebidas fermentadas como la cerveza y el vino y hacerlo en unas cantidades moderadas y que supongan siempre un consumo responsable.

 

New Call-to-action