UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Calabacín en tempura: fácil y delicioso en tu propia casa

calabacín en tempura

El calabacín en tempura es una de las verduras más fáciles de preparar con este rebozado típico japonés. Se trata de una de las verduras que mejor quedan al freírlas en casa, por lo que es un buen punto de partida para cualquier novato en lo que a preparar tempura se refiere.

Aunque existen diferentes formas de preparar la pasta de tempura, nosotros te proponemos una bastante sencilla y casera. Otra opción es que compres la harina de tempura ya directamente preparada en tiendas especializadas. Sin embargo, si no tienes tiempo o no la encuentras con facilidad, esta receta será perfecta para conseguir un tempura casero y muy fácil de preparar.

 

Ingredientes para preparar calabacín en tempura para 4 comensales

  • 2 calabacines de tamaño medio
  • 120 gramos de harina de trigo
  • 160 mililitros de agua con gas
  • 2 claras de huevo
  • Aceite para freír (puede ser de girasol u oliva)
  • Sal al gusto

 

 

Pasos para preparar calabacín en tempura

  1. Lo primero que deberemos hacer para preparar el calabacín con tempura será lavar los calabacines y cortarlos en rodajas. El grosor de la rodaja dependerá del gusto de los comensales, cuanto más finas sean, más crujientes quedarán. A continuación, colocamos las rodajas del calabacín en un recipiente con agua para que se conserven perfectamente y reservamos.
  2. En segundo lugar, mezclamos la harina con el agua con gas y añadimos un poco de sal. Mezclamos hasta obtener una masa homogénea y dejamos reposar durante 20 minutos en la nevera. Mientras que la masa está reposando, en otro recipiente colocamos las claras de huevo. Con ayuda de una varilla para batir, batimos las claras de huevo hasta conseguir que estén al punto de nieve. Sacamos la masa de la nevera y le añadimos las clara de huevo batidas y removemos de nuevo hasta que todos los ingredientes estén perfectamente mezclados.
  3. Recuperamos el calabacín que habíamos guardado y le retiramos el agua. En una sartén grande, calentamos el aceite a fuego alto. A continuación, y con ayuda de unos palillos, vamos pasando cada rodaja de calabacín por la masa de la tempura y luego la ponemos en la sartén. Repetimos esta acción con todas las rodajas de calabacín.
  4. Según vayamos viendo que la tempura se endurece y va tomando un color ligeramente tostado, sacamos una a una las rodajas de calabacín rebozado. Una vez fuera de la sartén, las colocaremos en un plato con papel de cocina absorbente para que libere el exceso de aceite. Cuando hayan perdido todo el aceite sobrante, retiramos el papel de cocina y emplatamos para la presentación.
  5. Finalmente, llevamos a la mesa y comemos el calabacín en tempura cuando todavía esté caliente.Se puede acompañar con salsa especial de tempura, tal y como suele hacerse en la cultura japonesa. Si no tenemos esta salsa, también podremos hacerlo directamente con soja, o con soja ligeramente diluida.

 

Una de las ventajas que tiene preparar calabacín en tempura es que se trata de una verdura que se adapta muy bien a la tempura. Además, al ser una verdura ligeramente crujiente, permite una fritura sencilla y con buenos resultados. Una vez que hayamos dominado este tipo de tempura, podremos lanzarnos a preparar otros tipos, como los espárragos, la calabaza o los langostinos.

 

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?