bebidas sin azúcar y sin gas

¿Por qué deberías beber bebidas sin azúcar y sin gas? Pues porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja no consumir más de 25 gramos de azúcar al día. Eso equivale a doce cucharadas de azúcar. ¿Parece mucho, verdad? Pues no. En realidad, la media de azúcar que consumimos es cuatro veces superior. Es decir, por media, comemos hasta 48 cucharadillas de azúcar. Cada día.

 

Los peligros del exceso de azúcar

El exceso de azúcar refinado puede suponer un disminución de nuestra calidad de vida a largo plazo. Es, además, una sustancia adictiva, con lo cual crea dependencia. 

New Call-to-action

 

Además, el azúcar blanco pone a prueba nuestros hígados y a nuestra forma física. Como no es una sustancia completamente natural y nuestro cuerpo no la produce por sí solo, el azúcar viaja rápidamente al hígado, el órgano encargado de procesar y eliminar las toxinas. A lo largo de este proceso, además de metabolizar el azúcar para producir energía (aunque sólo una cantidad pequeña), se producen grasas de hasta tres formas distintas.

Al igual que el alcohol, una buena parte de estas grasas metabolizadas en el hígado se acumulan en el abdomen, Así es: consumir azúcares refinados también supone tener más fácilmente… ¡una buena barriga cervecera!

 

Como combatirlo: bebidas sin azúcar y sin gas

El azúcar lo encontramos en todas partes (¿sabías que un litro de zumo de naranja envasado contiene diez terrones de azúcar?), y en cantidades desorbitadas. Es especialmente preocupante la cantidad de azúcar que contienen los refrescos que encontramos más habitualmente. 

Por esta misma razón, es importante tener buenas y sabrosas alternativas saludables a las bebidas azucaradas y con gas

Para empezar, el té verde es una de las bebidas sin azúcar y sin gas más saludables que puedes encontrar. Además, ayuda a adelgazar y a quemar más grasas. Es una gran y valiosa alternativa, también en verano, si te lo tomas frío.

Si aún así te quedas con el gusanillo de la soda, prueba esta alternativa natural, mezclando un zumo de fruta con agua carbonatada. Para esta mezcla, lo mejor sera un zumo denso, como el de arándanos. Ah, y asegúrate de que el agua carbonatada no tenga azúcares ni nada añadido (¡no la confundas con una tónica o una gaseosa!).

 

Los zumos verdes

Otra opción increíblemente saludable son los zumos verdes. Son una auténtica bomba de nutrientes saludables en muy pocas calorías. Porque, como no nos cansamos de repetir, no, la fruta no engorda.

Uno de los mejores smoothies que puedes encontrar se prepara a base de zanahoria, limón, pepino, manzana, apio, kale y jengibre. ¡Prepáralo tu mismo con esta video-receta!

 

New Call-to-action