UMAI BLOG

Para los amantes de la cultura, gastronomía y estilo de vida japonés

Bebidas refrescantes sin azúcar: sabor y salud

Bebidas refrescantes sin azúcar

Una de las formas más comunes que tenemos de consumir un montón de calorías vacías en forma de azúcares añadidos son las bebidas y, de todas ellas, los refrescos suelen ser las que más número de calorías nos terminan aportando. Una buena forma de evitar este consumo de azúcares innecesarios es decantarse por bebidas refrescantes sin azúcar que, aunque puede resultar complicado encontrarlas, existen. A continuación hacemos una pequeña recopilación de algunas de ellas.

 

Té helado:

Básicamente es igual que el té que consumimos de forma tradicional pero, en este caso, se toma frío. Se trata de una de las bebidas refrescantes sin azúcar que mejor nos van a sentar, ya que aunque se tome frío, el té helado conserva todos los nutrientes y antioxidantes presentes de forma natural en el té, por lo que, además de refrescarnos, también estaremos cuidándonos al mismo tiempo.

 

Infusiones frías:

Además del té helado, también existen otras infusiones que se pueden tomar frías y que sirven para refrescarnos de forma sana y sin calorías extras. Una de las más populares es la de frutos rojos, que combina diferentes brutos del bosque y se caracteriza por teñir el agua en la que se prepara con un color rosado muy intenso.

 

New Call-to-action

 

Zumos naturales:

Los zumos son una de las bebidas que más vitaminas y minerales nos van a aportar ya que estos nutrientes están presentes en altas cantidades en las frutas con los que se elaboran. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los zumos que se comercializan envasados tienen grandes cantidades de azúcares añadidos (excepto el zumo de tomate, que se comercializa sin azúcar al tener un sabor salado de forma natural). Por esto, la mejor forma de consumir los zumos será asegurarse de que sean naturales y, si son recién exprimidos todavía mejor.

 

Agua de frutas:

Las aguas de frutas son similares a los zumos pero, en este caso, se basan en agua a la que se ha añadido fruta troceada para que dé sabor al agua. Al igual que sucede con los zumos, es importante que sean naturales, ya que los que se suelen comercializan llevan grandes cantidades de azúcar añadido para darles más sabor.

 

Granizados:

Los granizados son, a grandes rasgos, hielo picado con zumo. En la mayoría de los casos se trata de bebidas refrescas sin azúcar añadido, por lo que constituyen una bebida sana que se puede consumir sin miedo a las calorías. Sin embargo, siempre será mejor asegurarse de que se trata de un granizado natural y, sobre todo, de que no se le ha añadido azúcar refinado.

 

Refrescos light y zero:

Estos refrescos constituyen uno de los ejemplos más extendidos de bebidas refrescantes sin azúcar. Sin embargo, son sumamente insanos y no se deben consumir nada más que en contadas ocasiones. Esto se debe a que, a pesar de no llevar azúcar añadido, el dulzor que siguen teniendo se obtiene a partir de añadirles edulcorantes artificiales que, aunque no engordan, afectan de manera directa a nuestro sistema endocrino, por lo que al final son tan poco recomendables como los refrescos con azúcar.

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

¿De qué te gustaría que hablásemos en el blog?