bebidas bajas en calorías

Hay que mantenerse hidratado. Durante la jornada tendemos a deshidratarnos y debemos proveernos constantemente de líquidos. Si queremos cuidar nuestra salud y nuestra línea, tendremos que elegir bebidas bajas en calorías, y por eso y muchas otras razones el té es cada vez más la alternativa idónea.

Hidratarse no significa beber mucha cantidad de agua de un tirón. Existen muchas otras bebidas que nos ayudan a mantenernos hidratados, además de alimentos como las frutas y las verduras. Y, de hecho, es más aconsejable hidratarse bien a lo largo de todo el día que beber más agua en momentos puntuales.

La vida depende totalmente del agua, y nuestros cuerpos no son ninguna excepción. Más del 60% del organismo está compuesto de agua, y es por eso que tan sólo una ligera deshidratación ya puede repercutir en el óptimo funcionamiento de los músculos y órganos.

 

New Call-to-action

 

Aún así, no podemos hidratarnos de cualquier manera. Sería un error hartarnos de líquidos llenos de calorías, ya que muchas de ellas no tienen casi ningún interés nutritivo y distorsionan nuestro balance energético. Estas son las bebidas más calóricas.

 

Las bebidas con más calorías que deberíamos evitar

  • Los refrescos. La mayoría de latas de refrescos contienen hasta 20 gramos de azúcar. Esto supone un 20% del azúcar que deberíamos tomar a diario. Tal cantidad de azúcar tan sólo nos aporta calorías vacías, sin casi ninguna vitamina ni sales minerales.
  • La leche. Un sólo vaso contiene muchísimos nutrientes, y por eso siempre ha sido un alimento muy interesante. Aún así, no deberíamos abusar de ella, y mucho menos utilizarla para hidratarnos constantemente.
  • Agua con gas (y con azúcares añadidos). Muchas de las aguas carbonizadas contienen azúcares añadidos en cantidades similares a los refrescos convencionales.
  • Bebidas alcohólicas. El alcohol nunca ha sido un buen aliado para las dietas. Cuando lo absorbemos, el metabolismo tiende a generar más grasas.

 

Las mejores bebidas bajas en calorías

Té verde

Una muy buena alternativa a los refrescos (y al café con leche y/o azúcar), y sin casi ninguna caloría, la encontramos en el té verde. Tomar entre dos o tres tazas de té a lo largo del día nos ayudará a mantenernos hidratados a todas horas. Si queremos recuperar líquido justo después de un entrenamiento, siempre podemos recurrir al té verde envasado, natural y sin azúcares, como el Ryoku cha, que contiene todo el sabor del Sencha Ichiban-cha, las hojas de más más frescas del té verde japonés.

Infusiones herbales

El mundo de las infusiones es casi infinito. No te quedes sólo con la menta poleo, ya que te estarás perdiendo una infinidad de propiedades, sabores y calores. Cada una tiene su virtud, y lo mejor será que las pruebes tu mismo y que experimentes en primera persona cuales son tus favoritas. No dejes de probar el rooibos (que técnicamente no es un té) y la infusión de regaliz.

Té chai (sin leche animal)

Las especias que contiene, juntamente con el té negro, hacen de esta bebida un buen potencial como estimulante. Contiene, además, otras propiedades que ayudan a prevenir problemas cardiovasculares, ya que potencian la correcta circulación de la sangre. Es también un digestio muy efectivo.

Pero si lleva leche (chai latte), contiene muchas más calorías. Lo más curioso es que, por muchas especias y sabores intensos e interesantes que contiene el té chai latte, la verdad es que la mayoría de ellos se pierde al añadir la leche. Por eso, si nos decantamos por un chai latte, será mejor optar por una leche vegetal.

Café solo

El café es uno de los mejores estimulantes, y, aunque parezca sorprendente, también hidrata -en especial si se trata de un café largo o americano. Eso sí, si la cafeína te produce irritabilidad, vigila con su consumo ya que, a diferencia del té, no contiene teanina para alivar esos efectos.

Por supuesto, no le vamos a añadir ni leche ni azúcar.

 

New Call-to-action