Avena con leche

¿Recuerdas cuándo tu madre te daba para desayunar avena con leche? Tal vez era tu abuela…pero seguro que alguna vez, alguien te ha dicho lo fuerte que te ibas a poner si tomabas avena con leche. Hoy vamos a recuperar este gran clásico de entre los clásicos para nuestro fabuloso desayuno fitness. ¡Ya era hora de que volviera!

Debemos pensar en la avena con leche como pensamos en la espinaca que tomaba Popeye. O sea, un súper alimento que te da fuerzas para todo el día. Este gran clásico de la cocina tradicional “de madres y abuelas” viene pegando fuerte debido a la cultura fitness.

En los últimos tiempos, cuidarse está más que de moda. Y es normal, ya que… ¿A quién no le gusta verse guap@? Saber desayunar adecuadamente, tanto si vamos a un entrenamiento como si no, es fundamental.

Asimismo, nutrir de forma eficaz y completa nuestro organismo colabora en el correcto funcionamiento del mismo y contribuye a completar el entrenamiento o, simplemente, a terminar el día con vitalidad.

Muchas veces nos hemos preguntando, si es adecuado desayunar antes de salir a correr. Si es apropiado, comer antes de un entrenamiento. Y si es así…

New Call-to-action

¿Qué debo comer?

La avena con leche es una opción perfecta, si no disponemos de mucho tiempo. Si lo que estamos buscando es mantener el peso, convendría elegir leche desnatada para evitar grasas innecesarias.

 

Ventajas de desayunar avena con leche:

  • Reduce el colesterol: Debido a su alto contenido en betaglucanos, la avena absorbe el colesterol “malo” de la sangre. Reduciendo, por tanto, el riesgo de infarto.
  • Contiene gran cantidad de fibra: Esto contribuye al rendimiento satisfactorio del tránsito intestinal, combatiendo el estreñimiento.
  • Estabiliza los niveles de azúcar: Reduce la absorción del azúcar en nuestro organismo, bajando sus niveles en la sangre. Su consumo es muy recomendado en diabéticos.
  • Poder regenerador: Su alto contenido proteico, ayuda a formar y a desarrollar nuevos tejidos. Facilita la regeneración del músculo tras el ejercicio físico.
  • Alto contenido en minerales: Un correcto equilibrio de los principales minerales de nuestro organismo, es fundamental para una rutina diaria satisfactoria. La avena contiene magnesio, zinc, calcio, hierro y a la vez aporta 6 de los 8 aminoácidos esenciales.

 

¿Cómo tomar la avena con leche?

La avena se presenta en varias formas, en granos, en harinas o en salvados. Pero la forma más fácil de tomar la avena con leche, es en copos.

Los copos de avena, son obtenidos tras procesar los granos de avena. Éstos se calientan al vapor, para después ser aplastados por un rodillo.

Tienen un suave sabor a nueces y existen varios tipos en el mercado. Dependiendo del tiempo de cocción al que han sido sometidos durante el procesado, tardarán más o menos en hacerse. Ahí radica su diferencia.

 

Ideas para tomar avena con leche, un desayuno fitness:

Elige los copos de avena que más te gusten y añade:

  • Fresas y plátanos troceados.
  • Nueces, avellanas y almendras troceadas.
  • Frutos rojos y orejones.
  • Miel

Mezcla todos los ingredientes y sirve.

Tip: También puedes añadir otros cereales como la cebada o el trigo. Así como pipas de calabaza, semillas de lino, chía, pasas o coco rallado.

La avena con leche es un desayuno fitness fácil y asequible. Su versatilidad lo convierte en un buen recurso para llenarnos de energía, cuándo disponemos de poco tiempo.

Un clásico muy conocido de avena con leche o agua, es el famoso Porridge, consumido en Estados Unidos y Escocia.

La avena con leche es todo un clásico y ha vuelto para quedarse. Nosotros estamos encantados. ¿Y tú?

New Call-to-action