yoga para embarazadas

El embarazo es una etapa maravillosa en la vida de cualquier mujer. El yoga para embarazadas es una disciplina muy positiva para el desarrollo del embarazo. Es de sobra conocida la necesidad de mantenerse en forma durante la gestación. ¿Te interesa?

El yoga es una disciplina milenaria proveniente de la India que aúna el ejercicio de la mente y el cuerpo. Combinar el yoga para embarazadas con algún otro ejercicio cardiovascular como la natación o andar, es muy beneficioso para mantener la forma durante el embarazo.

Descargar guía gratuita

¿Conoces los beneficios del yoga para embarazadas?

Aprender a respirar, alcanzar altos niveles de relajación y fortalecer la musculatura, es muy positivo para ambos. El yoga para embarazadas prepara a la madre y al niño para el parto y siembra una base para la relación futura entre ambos.

Muchas mujeres ya se han beneficiado de esta práctica, por eso hoy te queremos recomendar que te apuntes a alguna clase de prueba. Puede ayudarte a controlar nervios y emociones. Así como a fortalecer la musculatura en general y el suelo pélvico en particular.

Las mujeres embarazadas están sometidas a constantes cambios hormonales, es por eso que la práctica del yoga puede combatir ese “baile de hormonas” y evitar las depresiones a las que pueden verse afectadas precisamente, por esos cambios.

Las tensiones, los dolores, las preocupaciones, los nervios, afectan tanto a la madre como al hijo. El Hatha Yoga (uno de los más básicos) es recomendado ya que mejora el estado de ánimo de madre y le ayuda a lidiar con sus dudas (principalmente si hablamos de madres primerizas).

Es muy importante que la madre aprenda a relajarse y a escuchar a su cuerpo. Estar atenta a sus propias necesidades y a trabajar de forma introspectiva. Las asanas o posturas de yoga, fomentan la meditación y la calma.

Los músculos de la zona pélvica y las caderas se fortalecen al practicar el yoga para embarazadas. Esto prepara a la madre para el parto y la ayuda a mantenerse en forma para el importante momento que va a vivir.

¿Hasta cuando podría practicar el yoga para embarazadas?

El yoga para embarazadas puede practicarse a partir del tercer mes de embarazo. Con un maestro de yoga especializado en yoga para embarazadas que pueda escoger las asanas más beneficiosas para cada caso. Debe practicarse con ropa cómoda y el estómago vacío.

Además se recomienda practicarlo, dos veces por semana y con clases de una duración de aproximadamente una hora. Aunque es bueno recordar que el ejercicio debe ser siempre moderado. Realizar asanas sencillas y accesibles para el estado de la madre.

Prueba a ver este vídeo para hacerte a una idea de cómo es una clase de yoga para embarazadas. Ante cualquier sensación que sientas durante la práctica, respira y contén el aire, para a continuación, expulsarlo lentamente.

El yoga para embarazadas es una actividad muy beneficiosa tanto para la madre, como para el hijo. Ganar fuerza, elasticidad, tranquilidad y paz durante su práctica es la mejor parte de todas.

¿Has practicado el yoga alguna vez? ¿Conoces alguna asana? Deja tu comentario y no dudes en compartir con nosotros cualquiera de tus dudas.

New Call-to-action