wok de verduras

El wok de verduras, una vez que lo pruebas, tiene muchos números de convertirse en el nuevo plato estrella de la casa. ¿Por qué? Porque es bueno, bonito y barato.

Lo primero, un wok de verduras es muy fácil de preparar

Para empezar, una vez tenemos los ingredientes, el wok de verduras se prepara en un momento y de forma muy sencilla. Tan sólo tenemos que vigilar a la hora de cortar las verduras, procurando que todos los trozos sean del mismo tamaño (tampoco hace falta cortarla en trozos muy pequeños) para que queden todos bien cocinados sin que se nos quemen.

Una vez cortadas, tan solo tenemos que pasarlas por el wok (o por una sartén de las de toda la vida, como veremos más adelante) con un poco de aceite, soja para cocinar, sal, pimienta negra y, si queremos, sésamo y salsa asiática de ostra. Dependiendo de lo que nos apetezca, podemos cocinarlas más si será un complemento, o dejarlas más al dente para aprovechar todos los nutrientes de las verduras. Aquí tenéis un vídeo que os puede servir como ejemplo.

Un plato sano y nutritivo sin ser aburrido

Como el wok de verduras nos da infinidad de posibilidades —¡tantas como verduras hay!—, cada vez nos saldrá con sabores, texturas y colores distintos. Resulta, pues, uno de los platos más atractivos para acostumbrar a los más pequeños de la casa a comer verduras de todos los tipos más a menudo.

Si no nos pasamos con la cocción ni con el aceite (y la soja sin sal, si tienes que vigilar con la tensión), comiendo un wok de verduras estaremos además aportando a nuestro cuerpo infinidad de vitaminas y nutrientes de altísimo valor, y en muy pocas calorías. Por eso, cuando vayamos a hacer un wok es importante comprar productos de calidad y de proximidad, para potenciar aún más el sabor y las propiedades naturales que nos va aportar el wok de verduras a nuestra dieta. Algunas de las verduras estrella de este plato son los pimientos de distintos colores, la cebolla, los brotes de soja y la zanahoria.
Descargar guía gratuita

El wok de verduras es de los platos más versátiles

Aunque ya esté rico de por si, el wok de verduras lo podemos convertir y reconvertir en mil y otros platos distintos. Lo más sencillo sería añadirle un poco de proteína con trozos de carne, ya se ternera o pollo, pero también queda estupendo con gambas. Para mantener la línia vegetariana, siempre podemos optar por el tofu, una opción ideal porque absorberá todos los sabores de las verduras. También podemos añadir frutos secos.

Si queremos un plato un poco más elaborado basado en el wok de verduras, tan sólo será cuestión de añadirle una porción de pasta y la salsa que más nos guste. De nuevo, las variedades son infinitas. Los fideos pueden ser de harina o de arroz, gruesos o finos, lisos o rizados, etc. Y lo mismo con las salsas. Yo os recomiendo la salsa de ostra o acompañarlo con wakame, para realzar el toque oriental de la receta.

Además ¡Es un plato muy sencillo!

Como hemos visto, el wok de verduras no tiene ningún ingrediente demasiado exótico ni difícil de encontrar, así que es un plato muy económico. Además, gracias a su versatilidad, podemos adaptarlo a todas nuestras preferencias y necesidades.

Tan sólo hay un pero: el wok. Si queremos sacar el máximo sabor de nuestras verduras, no habrá otro remedio que comprar un buen wok y, lo más importante, ¡cuidarlo bien! Un wok requiere atención, ya que debemos lavarlo mientras aún esté caliente, sin detergentes, y secarlo de inmediato.

Aún así, el wok de verduras se puede hacer tranquilamente y sin problemas en una sartén de toda la vida. Si no te lo acabas de creer, aquí tienes un post (en inglés) de una enamorada de la comida asiática con 10 motivos para usar una sartén en vez de un wok.

Y tu, ¿ya has probado alguna vez de hacer un wok de verduras en casa? ?Tienes alguna receta original? ¡Compártela con nosotros!

New Call-to-action