verduras con salsa de soja

Como hemos visto en otros artículos, las verduras variadas son en gran parte la base de la alimentación japonesa, y algo de lo que podemos aprender mucho para incorporar a nuestras dietas. Así mismo ocurre con la salsa de soja. ¿Y qué pasa si las juntamos? Pues que logramos algunas de las mejores y más saludables recetas de verduras con salsa de soja.

 

New Call-to-action

 

Una receta de verduras con salsa de soja diferente

Si estás pensando en el típico wok de verduras, te vas a sorprender. Esta receta contiene zanahorias, rábanos y patata dulce (batata o moniato), aportando un extra de color y de salut a nuestra dieta.

Primero tenemos que cortar las verduras en dados, para luego saltearlas. Pero, en vez de saltearlas con con aceite de oliva, aceite de coco o mantequilla, lo vamos a hacer con una mezcla más asiática.

Así que primero vamos a mezclar a parte la salsa de soja con un poco de miel, aceite de sésamo, zumo de limón y jengibre al gusto. Esta mezcla la añadiremos después de saltear unos pocos minutos las verduras con sólo aceite de sésamo, para que queden un poco más blandas. Cuando añadimos la mezcla, esta se evapora casi al instante, así que lo tendremos cocinado muy rápidamente.

Para terminar de decorar el plato, podemos añadirle unas pocas hojas de shiso, y ya podemos disfrutar de este plato de verduras con salsa de soja bien sorprendente.

 

Aprendemos a hacer un hibachi

El hibachi es, en realidad, un calentador de carbón que se usaba tradicionalmente en Japón, Sin embargo, y seguramente por un error de traducción, en Estados Unidos también se conoce así al estilo de cocina teppanyaki.

Una vez resuelto el enigma del nombre, pasamos a la acción. Aunque lo ideal sería en una plancha japonesa, podemos cocinar las verduras igualmente en una sartén. Esta vez os proponemos cortar cebolla, zanahorias, brócoli, calabacín, un poco de ajo y setas.

Para que el brócoli y las setas no se ablanden demasiado, añádelos al resto de verduras a la mitad de la cocción. Usa muy poco aceite en la sartén, ya que las verduras ya soltarán su agua. Además, hacia al final de la cocción es cuando has de añadir la soja, para que se cocine ligeramente con las verduras.

Para completar al máximo el plato, siempre puedes acompañar las verduras con un poco de arroz integral. Si quieres añadirle más soja directamente a las verduras en el plato, prueba la salsa de soja sin sal. ¡Y recuerda que también existe la salsa de soja sin gluten!

 

La tempura, el manjar asiático

Sin duda, al leer “verduras con salsa de soja”, muchos habréis pensado en la tempura. Para hacerla en casa, tendremos que comprar harina especial para tempura en una tienda de productos asiáticos.

Una vez en la cocina, de nuevo tenemos que cortar verduras, esta vez en trozos más grandes. Podemos cortar berenjenas, pimientos, brócoli, calabacín y setas. Pasa las verduras ligeramente por la harina de tempura, y mételas en aceite de girasol muy caliente. Procura no saturar el aceite con muchas piezas a la vez.

Cuando las tengas todas fritas, ¡hay que comérselas rápido antes de que se ablanden! Eso sí, recuerda que los fritos no son el mejor compañero para una buena dieta, así que ¡no abuses mucho de la tempura!

 

New Call-to-action