teteras de hierro

Tanto si sois fans del té verde como si tan solo os llama la atención, lo más seguro es que en películas, cuadros, fotos, series, casas de té, restaurantes… hayáis visto alguna vez las teteras de hierro tradicionales japonesa. Lo que quizás no conocéis es la historia que tienen detrás estos pequeños utensilios.

El origen de las teteras de hierro

Aunque ahora ya parecen parte indispensable del tradicional ritual del té, lo cierto es que su incorporación es relativamente reciente. El uso de este tipo de teteras de hierro (también llamadas tetsubin – en japonés, “hierro forjado”) se popularizaron junto con el cambio en el consumo de té hace aproximadamente 400 años.

En el siglo XVII se importó de China a Japón el consumo del sencha – té en hoja –, que fue sustituyendo al consumo del matcha – té en polvo -. El sencha fue sustituyendo al matcha por ser más informal y prestarse más al consumo entre amigos y familiares, y con el sencha se popularizó el uso de las teteras de hierro.

Aunque existían varios tipos de teteras, la tetsubin prevaleció sobre las demás por el particular sabor que aporta al té. Con esta popularización de la tetera de hierro, nació también la tradición artesanal de forja de las tetsubin que ha llegado hasta nuestros días.

New Call-to-action

La transformación de las teteras de hierro: de utensilio diario a pieza de artesanía

Si bien el proceso artesanal de las teteras de hierro se ha preservado entre los más prestigiosos fabricantes, el decorado de éstas se ha ido refinando. De este modo, lo que en un principio era un mero utensilio, con los siglos se ha ido transformando hasta llegar a ser prácticamente una obra de arte.

La creación de una tetera de hierro tradicional es un proceso lento y delicado, cuya duración no debe ser inferior a los 14 días. Este es el tiempo mínimo que se tarda en diseñar, moldear y forjar de forma artesanal una buena tetera de hierro.

No debemos olvidar que en este proceso se funden utilidad y estética, ya que se tienen en cuenta tanto el uso que se le va a dar como la apariencia que se quiere dar a la tetsubin. Por lo que además de forjar y decorar la tetera, ésta también debe recibir tratamiento para prolongar su vida útil.

Tampoco debemos pasar por alto el hecho de que el proceso de creación se ha heredado de tiempos en que la meticulosidad en el proceso artesanal era primordial, por lo que se primaba la delicadeza por encima de la velocidad de producción.

Nuestra recomendación

Si os habéis quedado con ganas saber más sobre el proceso de creación de las teteras de hierro, no deberíais perderos este artículo. En él podréis leer la historia de dos familias que llevan cuatro siglos produciendo tetsubin, cómo se producen las teteras de hierro hoy día, como diferenciarlas de imitaciones y demás curiosidades sobre estas pequeñas obras de arte.

¡Esperamos que os haya gustado el artículo! No olvidéis dejar un comentario sobre qué os ha parecido la historia de las teteras de hierro, si tenéis alguna y, si es así, qué tal es la experiencia.

New Call-to-action