te verde adelgaza

Pasadas ya las Navidades con sus comilonas y turrones, llega un nuevo año, y con él los ya clásicos propósitos para el nuevo año. Para muchos, no es sólo cuestión de perder esos kilitos de más, sino de salud y bienestar. Si quieres cambiar el chip y aprovechar el cambio de año para llevar una vida más sana, te descubirmos una de las muchas ventajas del consumo de té verde: ¡El té verde adelgaza!

A lo largo de este artículo descubrirás las razones por las cuáles el té verde no debería faltar en tu dieta, indistintamente de cuál sea tu objetivo concreto, debido a las múltiples propiedades que tiene esta bebida. Verás cómo el té verde adelgaza, pero que no solo te va a ayudar a quitar esos quilos de más, sino que también tiene gran cantidad de beneficios para tu salud que van más allá de la simple pérdida de peso.

¿Cómo ayuda el té verde a nuestro organismo?

El té verde aporta a nuestro organismo una gran cantidad de antioxidantes, que han probado ser efectivos en la prevención de varios tipos de cáncer, entre los que destacan el cáncer de mama y el de próstata- Eso sí, siempre que no mezclemos el té con leche, ya que en el proceso perdemos parte de los antioxidantes.

También nos ayuda con nuestras funciones cognitivas, ya que la cantidad de cafeína que contiene el té verde nos despierta y activa nuestro cerebro y nuestro organismo, acelerando las conexiones neuronales. Del mismo modo, se ha probado tanto en laboratorio como en animales que algunos componentes del té verde, como la catechina, protegen las neuronas previniendo la aparición de enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer o Parkinson.

La catechina, por otra parte, también presenta otros beneficios gracias a sus propiedades antibacterianas, que nos ayudan a acabar con los virus y bacterias no deseadas que hacen acto de presencia en nuestra boca, previniéndonos así de infecciones y enfermedades. Nos ayuda, por lo tanto, a mantener una boca sana.

Descargar guía gratuita

¿Por qué  el té verde adelgaza?

En primer lugar debemos destacar que el té verde es la variedad de té con más EGCG, un polifenol (antes conocido como vitamina P) que facilita la quema de las reservas de energía del cuerpo —es decir, las grasas. Además, este componente ayuda a prevenir la absorción de más grasas durante la digestión, por lo que no sólo nos vamos a librar de lo que hayamos acumulado durante las fiestas, sino que en adelante nos evitará ganar peso con tanta facilidad.

Por otra parte, el té verde ha demostrado ya en diversos estudios ser especialmente efectivo a la hora de activar nuestro metabolismo. Cómo los demás tés, contiene la estimulante cafeína, pero, a diferencia del té negro o rojo, por ejemplo, el té verde tiene más propiedades termogénicas que aceleran aún más el metabolismo y, consecuentemente, facilitan la quema de las grasas presentes en nuestros cuerpos.

Además, aquellos más susceptibles a la cafeína tampoco tienen por qué preocuparse demasiado ya que el té verde contiene teanina, un aminoácido que a la vez genera en el cerebro una sensación de relajación que contrarresta parcialmente los efectos más fuertes de la cafeína, y permite así una mejor asimilación en el organismo. De hecho, si queremos perder peso no hay nada mejor que apartar de nuestras dietas los refrescos (con o sin cafeína) y el café (especialmente si lo tomamos con leche y azúcar), y sustituirlos por té verde sin azúcar. Y no, beber la versión diet, zero o light no es suficiente.

Aunque no está estrictamente relacionado con la pérdida de peso, cabe destacar de nuevo las propiedades antioxidantes de los polifenoles del té verde, que también juegan un papel importante en la regulación de la presión sanguínea, el nivel de colesterol y, por lo tanto, con la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Volviendo a la dieta en sí, ya que lo que pretendemos es librarnos de esa grasa que nos sobra, no podemos descuidar nuestra hidratación, ya que es fundamental para depurar el sistema. El té verde adelgaza y cumple con esta función doblemente: ayudándonos a llegar diariamente a esos dos litros de agua que nos recomiendan tomar como mínimo, mientras que sus propiedades diuréticas también nos ayudan y facilitan la eliminación de toxinas durante la digestión.

Nuestras  recomendaciones:

Por ello, te aconsejamos distribuir el consumo de té a lo largo del día, para que el cuerpo vaya asimilando sus propiedades de forma paulatina pero continua, y permitiendo que éste nos ayude con la pérdida de peso. Así pues, y dependiendo de cuándo te apetezca más tomar tu taza de té, te proponemos las siguientes combinaciones:

  • Para desayunar nuestra opción preferida es la de una taza de té y una pieza de fruta, como la naranja, el pomelo, el kiwi (la que contiene más vitamina C) o el mango, para disfrutar de un desayuno dulce y equilibrado (¡y bajo en calorías!).
  • A media mañana te proponemos tomar la tradicional taza de té verde acompañada de algún tipo de carbohidrato ligero. Para mantenerte con energía, pero asegurar al mismo tiempo que la quemamos antes de que pase a nuestras reservas.
  • También es bueno tomar una taza de té después de la comida, ya que la bebida caliente facilita la digestión y previene la absorción de grasas.
  • Siempre puedes incorporar el té verde en tu dieta a la hora de la merienda, acompañado de nuevo con alguna pieza de fruta si estamos acostumbrados a comer a esta hora.
  • Una taza de té verde antes de ir a dormir puede ayudarte con la digestión, aunque no debemos olvidar que el té puede resultar un estimulante y dificultar el sueño a aquellas/os que no estén acostumbradas/os.

Esperamos que este artículo te haya ayudado, y no te olvides de dejarnos tus comentarios si tienes cualquier duda o si quieres compartir cuándo y cómo disfrutas más de tu taza de té verde, y cómo te ha ayudado a ti a perder peso.

New Call-to-action