te frio

Se acerca el buen tiempo y, con él, llegan el cambio de armario y las tardes de paseo, pero también el calor. Pero no sufras, en Umai Blog hoy te traemos una nueva manera de combatirlo: el té frío.

Té frío, la alternativa a los refrescos

En cuanto llega el calor, los paraguas se transforman en gafas de sol y las ropas en bikinis y bañadores. Sin embargo, ¿por qué los cafés deberían convertirse en refrescos y cervezas? En el artículo de hoy te proponemos combatir las altas temperaturas a base de té helado.

Los beneficios que el té frío tiene sobre los refrescos y las bebidas azucaradas son innumerables. Antes de nada debemos partir de lo más pragmático: se pueden hacer en casa. En cualquier momento, y de forma bastante sencilla, puedes prepararte tu propio té frío en casa. Además, puedes elegir entre una amplia variedad de recetas, en función del té y las frutas que más te gusten.

Por otra parte, los tés fríos suelen ser bebidas sin azúcar. Esto hace del té frío una bebida ideal para todos los públicos, de niños a personas con afectaciones ligadas a la glucosa. Además, no debemos olvidar todas las propiedades que tiene el té verde (la estrella de entre los tés fríos), que podéis consultar en este artículo que ya publicamos. De este modo, no solo hallamos en el té helado un refresco alternativo libre de azúcares, ¡sino también una bebida beneficiosa para nuestra salud!

New Call-to-action

Te frío zen

El té frío más popular sea quizás el té helado zen, por lo que hemos creído adecuado traerte la receta para que puedas disfrutar de un buen té helado en tu propia casa:

  • Un litro de té verde bien cargado (con el frío se pierde intensidad de sabor, por lo que debe usarse más cantidad de la habitual)
  • Azúcar moreno al gusto (prueba con unas 3-4 cucharadas, si no sabes por dónde empezar)
  • Zumo de limón (2-3 limones)
  • Menta fresca
  • Hielo

El proceso es bastante sencillo: una vez el té verde esté hecho y se haya dejado enfriar, mezclamos el té verde con el zumo de limón. Añadimos el azúcar moreno, degustando hasta encontrar el punto de dulce. Añadimos la menta y dejamos enfriar en nevera un par de horas. En cuanto lo saquemos de la nevera, añadimos el hielo y ¡listo para ser disfrutado!

Otra receta muy refrescante de te frío con limón y jengibre (Vídeo):

Otras propuestas de té frío

Por otra parte, el que cada uno puede hacerse su té helado en casa, causa que las recetas sean infinitas. Del mismo modo, la cantidad de cada uno de los ingredientes variará según el gusto de cada uno. Por lo que para hacer tés fríos debemos quitarnos el traje de cociner@s para ponernos el de alquimistas. ¡Empieza a experimentar hasta que la mezcla sea de tu gusto! Eso sí, lo que no puedes olvidar nunca en un té helado, es el dejar enfriar y servir con hielo.

A continuación te presentamos las ideas que creemos que más te pueden interesar:

  • Si lo que pretendíamos era evitar el azúcar, el té verde con hierbabuena y limón puede valer como versión sin edulcorantes del té frío zen.
  • Por otra parte, si nos apetece algo más exótico podemos optar por un té negro con frutos rojos.
  • El té rojo con frambuesa es otra alternativa a los tés fríos más convencionales, que seguro no defraudará.
  • Té negro con limón, para los que quieren disfrutar del té negro frío.
  • Si queremos algo dulce pero queremos evitar el azúcar, también podemos optar por el té blanco con melocotón y miel.
  • Té rojo con limón para los amantes más convencionales del té rojo.

 

New Call-to-action