rooibos

En este artículo os queremos hablar un poco del rooibos, una infusión que quizás muchas/os ya conozcáis. Aunque a menudo se nos presenta como té, lo cierto es que propiamente dicho no lo es. El rooibos se extrae de un arbusto de Sudáfrica que pertenece a una familia distinta a la del té.

Si se recurre al apelativo “té”es tanto por publicidad como por el hecho de que comparte propiedades con éste, pero no está de más recordar que no son del todo lo mismo. Una de las particularidades de esta infusión es que, al no provenir de la planta del té, no contiene ni teína ni cafeína.

Descargar guía gratuita

Por una parte, esto puede ser bueno para los niños o aquellos que quieran tomar una infusión antes de ir a dormir. Sin embargo, con esto también se pierden todas aquellas propiedades y beneficios que la teína y cafeína del té verde nos aportaban, y que os explicamos en este otro artículo.

¿Cuáles son las propiedades del rooibos?

Al igual que el té verde el rooibos también contiene gran cantidad de antioxidantes. Sin embargo, la variante de rooibos más consumida es la roja, que ha sufrido un proceso de fermentación en el que se pierden propiedades originales, entre ellas buena parte de los antioxidantes. Es por ello que algunos optan por consumir el llamado rooibos verde – llamado así por asimilación al té verde-. El rooibos verde (que en realidad es más bien de un tono amarillento) no se expone a ningún tipo de fermentación, por lo que conserva en mayor medida tanto el sabor como las propiedades originales.

Esta infusión, aunque no acelera el metabolismo como lo hacen otras infusiones que contienen cafeína o teína (como el verde), comparte con este último el hecho de ser altamente diurético, lo que ayuda tanto a perder peso como a depurar el organismo. También comparte con el té verde las propiedades antimutagénicas, que ayudan a prevenir la aparición de enfermedades asociadas a la mutación y duplicación de células, como el cáncer.

Por otra parte, el rooibos parece ser un excelente antiestrés, ya que no solo no lleva cafeína, sino que además parece ser que inhibe la producción de cortisol, la hormona del estrés.

Otras propiedades del rooibos

Esta infusión, al tener propiedades tanto antinflamatorias como antiespasmódicas, sirve para aliviar los dolores derivados de cólicos gástricos, de los gases, la diarrea o el estreñimiento. Además, al igual que el té verde, si lo tomas después de las comidas facilita la digestión y ayuda a prevenir la acidez de estómago derivada de la gastritis. De igual forma, también reduce las náuseas y los vómitos.

Finalmente, cabe remarcar que las propiedades antioxidantes y antibacterianas del rooibos ayudan a combatir los dolores de garganta, a reducir las aftas y  a aliviar las inflamaciones.

¡Esperamos que te haya gustado este artículo sobre la infusión rooibos! ¿La habías probado alguna vez? ¿Sabías que realmente no era té, sino una infusión, o lo has descubierto gracias a este artículo? Déjanos un comentario con tus respuestas y opiniones, ¡estaremos encantados de leerlas!

New Call-to-action