propiedades del te blanco

Si hasta ahora no lo habías probado, queremos advertirte de que estás a punto de convertirte en un amante del té blanco. Si por el contrario ya eres un fan de este té, estás a punto de descubrir porqué acertaste al aficionarte a él. Un adelanto, las propiedades del té blanco son excelentes.

Lo que pretendemos en este artículo es desvelaros algunos de los beneficios del té blanco, para lo que repasaremos las fantásticas propiedades que tiene este té y que quizás algunos aún desconocíais.

Al igual que puedes leer en éste otro artículo sobre el té verde, también el té blanco tiene numerosas propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo, como veremos a continuación.

La propiedades del té blanco y la prevención de enfermedades

Como las hojas de té blanco apenas se procesan después de la cosecha, a diferencia del té negro, por ejemplo, el primero retiene con mayor facilidad todas sus propiedades originales. Una buena muestra de ello es que el té blanco conserva casi todos sus antioxidantes naturales, después de su elaboración. Estos antioxidantes ayudan a prevenir enfermedades tanto crónicas como la diabetes o el cáncer, como cardiovasculares.

Por lo que respecta a las propiedades anticancerígenas del té blanco, al igual que el té verde, éste ha demostrado ser eficaz en la prevención del cáncer de pulmón. Esto se debe en parte a las propiedades antimutagénicas del té blanco, que evita que las células muten y se dupliquen, evitando la propagación de la enfermedad.

Por otra parte, el té blanco no solo ayuda a prevenir estas enfermedades, sino que también ayuda con algunas de las dolencias de la diabetes. Estudios demuestran que la ingesta regular de té blanco reduce la polidipsia (aumento inusual de la sed) y aumenta la secreción de insulina en los diabéticos.

Descargar guía gratuita

El té blanco y la pérdida de peso

Hasta ahora hemos visto tan solo algunos ejemplos de cómo el té blanco puede ayudar a nuestro organismo a lidiar con las enfermedades, pero aún hay más. A estos beneficios debemos añadir que el té blanco también tiene propiedades antibacterianas, ayuda a reforzar la densidad de los huesos y facilita la pérdida de peso.

Respecto a lo último, al igual que el té verde, el té blanco nos puede ayudar con la dieta a la hora de perder peso. Como también puedes ver en este otro artículo más específico sobre el té verde y la pérdida de peso, una de las propiedades que más destaca del té es precisamente ésta.

Tanto el té blanco como el té verde tienen propiedades termogénicas que activan nuestro metabolismo, facilitando así la quema de grasas indeseadas. Por otra parte, además de ayudarnos a quemar esas grasas de más, ambos tés dificultan la absorción de las grasas que vamos ingiriendo gracias a que contienen la llamada vitamina P (también conocida como EGCG).

Teniendo en cuenta las propiedades tanto del té blanco y del té verde, podríamos decir que son prácticamente lo mismo, ¡por lo que te toca a ti decidir cuál te gusta más! ¡Háznoslo saber dejando un comentario con tu té preferido!