Kioto, la ciudad de las geishas.

En Kioto, Japón, está situado el barrio de Gion. Este conocido lugar es famoso en todo el mundo porque acoge a las misteriosas y divertidas geishas. ¿Las conoces? Hoy vamos a conocer algo más de Kioto y a profundizar en una de sus arraigadas tradiciones. ¡Las geishas!

 Kioto, la antigua capital de Japón:

Principales características y curiosidades:

  • Kioto fue la antigua capital del Imperio nipón. Por eso, se la considera la segunda ciudad más importante del país. Fue construida en el año 793 por orden imperial. Su nombre original fue Heian-Kyo, que significa capital de la tranquilidad. El mismo nombre recibió el período al que pertenece; El período Heian.
  • Una curiosidad sobre Kioto es que tuvo la suerte de no ser bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial. Esto fue debido a su gran patrimonio histórico. Su antigüedad y la belleza de su legado prevalecieron a los intereses políticos y económicos. Todo un acierto. ¿No crees?
  • Es por eso que Kioto aún conserva estructuras arquitectónicas previas a la guerra. Sus particulares calles guardan casas de centenarias. Algunas de ellas construidas íntegramente en madera.  El exterior perfectamente tapiado, impide ver lo que ocurre dentro. Salvaguardando, en todo momento la privacidad del cliente.
  • Afortunadamente, la oferta es amplia y no es difícil poder acudir a una ceremonia del en alguna ochaya de Gion. Sin ir más lejos, en el hanamachi (calles de las flores) de Gion podemos encontrar la calle Hanamikoji-dōri. Una de las más emblemáticas, dónde podemos ver pasear a la maikos y a geishas.
  • Otra curiosidad que aporta prestigio a la ciudad, es que ha promovido el “El Protocolo de Kioto”. Este es un tratado sobre el Cambio climático y la Contaminación atmosférica. Por todo ello, Kioto es una ciudad cosmopolita que aúna la modernidad y la tradición.
  • Precursora de progreso y guardiana de las más arraigadas tradiciones. Kioto es una ciudad llena de atractivos para ofrecer. Imposible aburrirse. Una de las mejores épocas para visitarla es durante la estación otoñal.
  • El Hanami de Gion también es muy apreciado, ya que durante su celebración las Geishas salen de sus Hanamachis y pasean por la ciudad, disfrutando de su matsuri más importante.
  • Existen en la ciudad numerosos casas de té dónde acudir a compartir la ceremonia con una geisha. Una de las más conocidas es Ichiriki. Esta ochaya tiene una antigüedad de más 300 años. Está completamente tapiada con las inu yarai o placas de bambú y es de difícil acceso para un extranjero.
  • Si conoces a alguien “de dentro”, tal vez puedan hacer una excepción. Sin embargo, no resultará una experiencia económica. Así pues, ¡Prepara la cartera! Y es que compartir un banquete o una ceremonia con una auténtica geisha, es una experiencia única y además costosa.

New Call-to-action

 Descubre Kyoto con este espectacular vídeo:

Curiosidades de Kioto: El mundo de las geishas.

Una geisha es una persona con habilidad para diferentes artes. Podría considerarse una artista tradicional japonesa. Las geishas son educadas para dominar el canto, la danza y distintos instrumentos como la flauta o el tambor. La narrativa, el teatro y la poesía son otras de las habilidades de estas profesionales del entretenimiento.

Su formación puede comenzar o bien durante la infancia, o bien durante la adolescencia. Antiguamente, las niñas de las zonas rurales eran vendidas a las ochayas para que fueran educadas por una Onee-San, o mentora, con el fin de mejorar su calidad de vida.

Afortunadamente, hoy en día las adolescentes eligen libremente ser geishas. Trabajan arduamente en el karyukai o escuela de artes para lograr ser respetadas, famosas y talentosas. Es un camino largo y sacrificado.

La labor de la Onee-San o mentora es precisamente, presentar a la maiko (aprendiz de geisha) adecuadamente, en las casas de té donde trabaja. Allí la maiko debe observar, aprender e imitar las enseñanzas ofrecidas. Su mentora se encargará de su educación, formación y presentación al mundo social.

Una curiosidad sobre las geishas, es que en su origen eran hombres. Hombres que entretenían a otros hombres en fiestas, banquetes y matsuris. Posteriormente, las mujeres se sumaron al aprendizaje de las artes y los hombres fueron relegados.

Además, otra curiosidad es que, para controlar la duración del servicio, se quema una barrita de incienso. Tiempo considerado suficiente para una actuación. Esta sigue siendo una forma de medir el tiempo de una geisha.

El cometido principal de una geisha, es entretener a los comensales. Su conversación será siempre ágil y respetuosa. Dominan códigos dialécticos propios de su gremio. Estos códigos de gran ingenio, divierten al cliente produciendo su relajación. La cual propiciará que disfrute más y mejor de la experiencia.

Son grandes conocedoras de divertidos y originales juegos. Durante la ceremonia del té se encargan de servir con gracia y elegancia. Lo cual es todo un mérito, ya que una auténtica ceremonia con todos sus pasos, puede llegar a durar hasta cuatro horas.

Las geishas se mueven siempre con sutileza y se caracterizan por su discreción. Su amena compañía ha sido y sigue siendo muy valorada por japoneses y extranjeros de todo el mundo.

Las geishas o geiko como son conocidas en Japón, comienzan su formación siendo maikos. ¿Pero qué diferencia las geishas y las maikos?

 

Maikos y Geishas, distintos niveles de un largo aprendizaje:

Las maikos son básicamente, aprendices de geishas. Actualmente, comienzan su formación en la escuela del karyukai tras haber finalizado los estudios secundarios. Viven durante su formación en casas llamadas ikuyas, bajo la protección de su Onee-San.

La maiko se diferencia de la geisha en el maquillaje y el color del cuello de su kimono. Antes de convertirse en geisha, la maiko solo se maquilla el labio inferior. Reconoceremos a una geisha, entre otras cosas, porque lleva ambos labios pintados.

El color del cuello del kimono de una maiko es rojo. Este pasará a ser blanco cuándo sea geisha. Además, su colorete será más suave, cambiará la forma del dibujo de su cuello y el peinado. La forma en que vestirá el kimono también será distinta.

Se cree que la pintura blanca, característica de su maquillaje, proviene del teatro Kabuki. Según la geisha adquiera años y experiencia, se irá maquillando de una forma más natural, haciendo gala de su madurez y belleza.

 

Los principales distritos de Kioto donde podemos encontrar geishas son:

  • Ponto-cho
  • Gion-kobu
  • Gion-Higashi
  • Miyagawa-Cho
  • Kamishichiken

 

Las geishas son sin duda, uno de los atractivos más originales y atractivos de la ciudad Imperial. Si vas alguna vez a Kioto, no dudes en visitar Gion o Pontocho. Si lo haces durante el Hanami, podrás ver a Geishas perfectamente ataviadas para la ocasión.

Si vas a Kioto, no olvides pedir permiso para fotografiar a las geishas. Y tampoco olvides contarnos tu experiencia, dejando tu comentario.

Domo arigato!

 

New Call-to-action