kefir propiedades

La palabra kefir proviene de la forma turca keyif, que significa “sentirse bien”, nombre que de por sí ya invita al consumo, y a lo largo de este artículo veremos las múltiples propiedades por las que este nombre no fue puesto en vano.

El kefir es un producto a base de leche fermentada considerado uno de los alimentos probióticos más completos del mercado que, aunque menos conocido, es mucho más beneficioso para nuestro organismo que el yogur convencional.

Descargar guía gratuita

¿Por qué deberíamos incluir el kefir en nuestra dieta?

Las propiedades beneficiosas del kefir son múltiples y tan variadas como pueden serlo las del yogur tradicional u otros alimentos probióticos, por lo que daremos tan solo algunas pinceladas de aquellas propiedades que nos puedan interesar más:

  • Alto contenido en vitamina B12: 

Una de las propiedades que más nos puede llamar la atención es su alto contenido en vitamina B12, lo que resulta muy atractivo para aquellos que tengan pensado adoptar una dieta vegetariana. Esta vitamina es de origen bacteriano y solemos adquirirla a través de alimentos de origen animal, por lo que al pasar a ser vegetarianos nuestra dieta a menudo carece de esta vitamina, haciendo del kefir un complemento perfecto.

  • Regula la flora intestinal:

Por otra parte, el kefir también ayuda a regular la flora intestinal, facilitándonos tanto la digestión como el tránsito intestinal, y por eso se recomienda su consumo a aquellos que sufran de estreñimiento.

  • Posibilidades para intolerantes a la lactosa:

Al igual que el yogur convencional, el kefir es de digestión mucho más ligera que la lactosa sin fermentar, aunque aquellos que no la toleren en absoluto pueden seguir teniendo problemas a la hora de consumirlo ya que, aunque procesada, sigue conteniendo lactosa. Para estos, recomendamos el kefir hecho a base de agua de coco, por ejemplo, que aunque no tiene las mismas propiedades probióticas, sigue siendo altamente beneficioso para nuestro organismo.

Kefir propiedades: ¿Beneficios para la salud?

El hecho de que el kefir contenga una variedad tan amplia de microorganismos beneficiosos, además de ayudarnos con nuestra flora intestinal, también nos previene de infecciones y enfermedades gracias. Por ejemplo, el lactobacillus kefiri, un probiótico exclusivo del kefir, cuya efectividad en la prevención de la Salmonela, el Heliocobacter Pylori o el E. coli ha sido demostrada en diversos estudios. También nos protege gracias al kefiran, un carbohidrato presente en el kefir con propiedades antibacterianas.

Del mismo modo, aunque aún no ha sido cien por cien demostrada en humanos, algunos estudios in vitro también apuntan a que el kefir tiene propiedades anticancerígenas, reduciendo la proliferación de células cancerosas y estimulando el sistema inmunológico.

Por último, tampoco debemos olvidar que el kefir tiene un alto contenido en calcio, por lo que puede ayudarnos a evitar la descalcificación del esqueleto, o simplemente reforzar la salud de nuestros huesos. Además, el kefir también contiene vitamina K2, que es la vitamina que nuestro cuerpo necesita para digerir el calcio de forma correcta, asegurando que nuestro organismo lo absorbe completamente.

 

Además, si tienes ganas de preparar tu propio kefir en casa, y no sabes por dónde empezar, prueba con este tutorial, ¡y comparte con nosotros el resultado!

New Call-to-action