Infusíon de jengibre

El jengibre es una raíz con múltiples propiedades muy beneficiosas para la salud. Aporta un toque picante muy interesante en muchas elaboraciones. Además, la infusión de jengibre es muy recomendable para mantener la línea. ¿Sabes cómo se hace?

El jengibre es un tubérculo que contiene muchas propiedades saludables. Su uso tiene una antigüedad de más de cinco mil años. Contiene vitaminas, minerales, aminoácidos, aceites esenciales y antioxidantes. ¿Sabes cómo se infusiona?

 

New Call-to-action

 

Jengibre en infusión: ¿Cómo hacerlo?

  1. Pon agua a hervir en una cazuela, o calienta una taza de agua en el microondas.
  2. Cuando rompa a hervir, apaga el fuego.
  3. Corta y pela una porción de unos 10 gramos de jengibre y parte en rodajas.
  4. Añade al agua y deja reposar.
  5. Endulza y disfruta.

Trucos:

  1. También puedes rayar el jengibre y añadir al agua directamente.
  2. Si le añades limón, aumentarás las propiedades adelgazantes y diuréticas de la infusión.
  3. Endulza con miel o añade una rama de canela a la infusión para reducir la sensación picante.

Propiedades del jengibre:

  • Contiene propiedades adelgazantes ya que es altamente diurético.
  • Acelera el metabolismo, y por eso contribuye a quemar grasas y a bajar de peso.
  • Ayuda a mejorar la digestión. Con el jengibre se aprovechan mejor los nutrientes de la comida.
  • Es un anti-inflamatorio natural. Es bueno para combatir la artritis y el reuma.
  • Resulta muy beneficioso para combatir los dolores menstruales.
  • Es muy efectivo contra resfriados y catarros.
  • Elimina mareos, náuseas, vértigos y ayuda a evitar los vómitos.
  • Combate el envejecimiento.
  • Es un antidepresivo natural y reduce el estrés.
  • Previene el cáncer de ovario y de colon.
  • Es un afrodisíaco natural.
  • Previene las enfermedades cardiovasculares, debido a que mejora el flujo sanguíneo.

Otras formas de consumir jengibre:

Además de las infusiones, que puedes combinar con limón, naranja, canela o incluso manzanilla, hay otras formas de consumir jengibre.

  • Añade jengibre a tus arroces y pastas con verduras. ¡Irresistible!
  • Agrega jengibre a tus zumos o smoothies y benefíciate de sus propiedades.
  • Añade jengibre a tus cremas de verduras, como la de calabaza. Intensificarás el sabor.
  • Agrega jengibre a las sopas, y lucharás más eficazmente contra resfriados.
  • Añade jengibre a tus postres. En bizcochos o magdalenas, e incluso en el arroz con leche.

 

¿Cuándo debo consumir mi infusión de jengibre?

  • No se recomienda consumir más de 10 gramos de jengibre al día. Si es en polvo, no más de 2 gramos, ya que es más concentrado e intenso.
  • Consumir jengibre antes de la comida contribuye a disminuir el apetito.
  • Si tomas una infusión de jengibre en ayunas, ayudarás a que el metabolismo se acelere, lo cual ayuda a quemar grasas más fácilmente.

 

Cultiva tu propio jengibre y ahorra dinero:

  1. Solo con que compres un trocito del jengibre, ya puedes cultivar en casa tu propio tubérculo.
  2. Pon el jengibre dentro de una maceta cubierto de tierra. Recuerda que no le gusta la luz y que necesita mucha humedad.
  3. Riégalo a diario. Una vez que salgan los tallos y las hojas, tendrás que esperar unos 8 meses, para cosechar.
  4. Una vez que la planta comience a secarse, estará lista para la cosecha. Deja que se seque del todo, no la riegues. Una vez se haya secado totalmente, estará lista para la cosecha.
  5. Recuerda guardar un pedacito para volver a cultivar. Así siempre tendrás tu propio jengibre y evitarás cantidades astronómicas por este bien preciado.

Truco: Si lo tienes ya pelado y ha sobrado, puedes conservarlo en vodka.

El jengibre es un aliado muy poderoso para la salud. Incluirlo en tu dieta es una decisión muy inteligente, que puede beneficiarte a corto y a largo plazo.

¡Comienza ya!

 

New Call-to-action