hiit correr

Algunos pensarán que para mejorar el rendimiento tan sólo es cuestión de correr más tiempo. Sin embargo, cómo realizamos el ejercicio es aún más importante. Para bajar de peso y quemar grasa, por ejemplo, no basta hacer running de cualquier manera. Lo ideal es el HIIT correr.

 

El entrenamient HIIT (High Intensity Interval Training)

Como su nombre bien indica en inglés, el HIIT es un ejercicio de alta intensidad que se hace a intervalos cortos, con períodos de descanso más largos que los ejercicios.

 

New Call-to-action

 

El HII es más efectivo que los entrenamientos de baja intensidad y larga duración a la hora de quemar grasas y de bajar de peso. El secreto de su eficacia reside en que, al llegar a altas intensidades y a una alta temperatura corporal, el cuerpo sigue quemando grasas mientras se recupera. Y, por supuesto, porque es un sistema que maximiza el esfuerzo y el tiempo, logrando grandes resultados con ejercicios de 30 minutos unas tres veces por semana.

 

HIIT correr: el ejercicio intenso más común

Para aplicar el HIIT al running, es muy importante no saltarse el calentamiento previo, ya que es necesario antes de realizar ejercicios de alta intensidad.

Una vez calentados, podemos empezar la rutina HIIT: correr un minuto a máxima velocidad, para acto seguido relajarnos dos minutos a ritmo muy bajo, mientras te recuperas del sprint que acabas de realizar. Si estás empezando, prueba a realizar cuatro series seguidas. En tan sólo 15 minutos por sesión (unas tres veces por semana, alternado día de ejercicio y día de descanso), tu mismo verás los resultados en cuestión de semanas.

Es importante también estirar y relajar bien los músculos después del entrenamiento.

 

Running HIIT para principiantes

Si todavía ves con recelo los intervalos de alta intensidad, simplemente prueba a rebajar los tiempos. Cambia el minuto de sprint por 30 segundos de carrera de velocidad, y alarga los tiempos de relajación entre los sprint.

Eso sí, recuerda que no es cuestión de relajar al máximo el cuerpo en los intervalos de baja intensidad. Se trata de reducir las pulsaciones del corazón, para acto seguido poder volver a impulsar tu cuerpo al máximo.

 

Los beneficios del HIIT

El ejercicio HIIT, como hemos visto, ayuda a quemar más eficazmente la grasa. Pero además, en este proceso, el cuerpo mejora también la regulación de insulina, ya que lo forzamos a dosificar con precisión la energía que necesitamos en los diferentes intervalos.

Aunque de entrada puede sorprenderte, el HIIT mejora también la resistencia y el cardio, de forma similar a los ejercicios aeróbicos tradicionales. No sólo desarrollarás más los músculos, sino que la capacidad de transportar oxígeno de tus pulmones al resto del cuerpo aumentará también considerablemente.

Si nos acostumbramos a este tipo de ejercicio y somos capaces de superar las etapas duras del entrenamiento, el HIIT correr se convertirá en un aliado más que nos aportará muchos beneficios a nuestra forma física y a nuestra salud.

 

New Call-to-action