farmacia natural

En su afán de conseguir el remedio perfecto, la medicina se ha centrado quizás demasiado en lo químico. Y como verás a continuación, en ocasiones ya existen remedios naturales y efectivos para ciertas dolencias. Así pues, hoy en Umai Blog hablaremos de la farmacia natural y de qué plantas pueden complementar nuestra farmacia.

 

New Call-to-action

 

¿Por qué adoptar remedios de la farmacia natural?

Aunque el remedio más efectivo será siempre el prescrito por el médico, para dolencias menores hay remedios naturales que pueden servirnos. En esta época obsesionada por aislar los principios activos y convertirlos en nuevos medicamentos, quizás hemos dejado de lado algunos remedios naturales y efectivos. Pese a que los reservemos para dolencias menores, algunos remedios de la farmacia natural pueden bastar para aliviarnos. Por otra parte, también tenemos aquellas plantas de las que se ha demostrado que su consumo ayuda a prevenir enfermedades. En este artículo, pues, veremos plantas con propiedades medicinales que pueden ahorrarnos la ingesta de algunos químicos, o complementar los efectos de los medicamentos prescritos.

En cualquier caso, antes de optar por cualquier remedio natural, consulte con su médico la viabilidad de éste. Recordamos que algunos medicamentos pueden no ser compatibles con ciertas plantas u otros medicamentos, por lo que deben consultarse las posibles contraindicaciones.

 

¿Qué infusiones puedo añadir a mi farmacia natural?

La mayoría de los remedios que presentaremos son infusiones, por ser la manera más fácil de preparar en casa. La primera de éstas será la manzanilla. Esta infusión es más que conocida por aliviar dolencias relacionadas con el aparato digestivo. La manzanilla alivia los dolores de barriga, facilita la digestión y en puede prevenir el vómito. Esto se debe a que la camomila actúa como relajante muscular, además de al hecho de que tiene propiedades antiinflamatorias. Además de esto, también tiene propiedades relajantes que pueden combatir algunos síntomas del estrés, actuando incluso como sedante leve.

Por otra parte, tenemos también el poleo menta, cuyas propiedades también van ligadas al aparato digestivo. En primer lugar, esta infusión nos ayuda a deshacernos de la acumulación de gases. Debido a sus propiedades antiespasmódicas, también nos ayuda a aliviar los dolores de estómago. Sin embargo, esta planta también tiene propiedades expectorantes, por lo que se suele tomar para combatir algunos de los síntomas de la gripe y el resfriado común.

Por último, no deberíamos olvidarnos de añadir a nuestra farmacia natural el té negro. La propiedad más inmediata del té negro es la de estimulante, debido a su alto contenido en cafeína. Sin embargo, si tomamos té negro de forma regular, al igual que el té verde (como se puede ver en este artículo), ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, la enfermedad de Parkinson, refuerza los huesos y previene la aparición de diabetes.

 

Otros remedios y curiosidades

Dejando de lado las infusiones, debemos hablar del aloe vera, una planta con múltiples propiedades. Aunque esta planta sea aplicada o se use en todo tipo de remedios, nos centraremos en el uso que se le pueda dar a la planta en sí. El gel que se obtiene de exprimir las hojas del aloe vera tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y facilita la regeneración de la piel. Por todo ello, se suele aplicar en heridas leves y superficiales, en quemaduras y para combatir el herpes.

Como curiosidad, el poleo menta también se usaba en la antigüedad a modo de repelente de insectos, por lo que si quisiéramos solo tendríamos que hervir la infusión, introducirla en un bote con difusor en spray y ya tendríamos nuestro repelente casero.

¡Esperamos que te haya gustado este artículo sobre productos de farmacia natural! ¡Escríbenos para comentar qué te ha parecido y si ya los habías probado! Por último queremos recordar que debes consultar con tu médico cómo y en qué medida puedes adoptar estos remedios.

 

New Call-to-action