Entrenar en ayunas

Mucho se ha comentado sobre la conveniencia de entrenar en ayunas. Los estudios científicos afirman que un entrenamiento de baja intensidad produce una mayor oxidación de lípidos. ¿Quieres saber más?

 

New Call-to-action

 

Entrenar en ayunas puede colaborar a quemar grasas, siempre y cuando el entrenamiento sea de baja intensidad. Es importante que el individuo esté entrenado y en forma. De lo contrario, no se recomienda entrenar en ayunas.

 

¿Debería entrenar en ayunas?

  • Cuando hablamos de un entrenamiento de alta intensidad, no existen diferencias significativas en la quema de grasas. Sería indiferente desayunar o no, ya que estaríamos quemando la misma cantidad de grasas.
  • Es importante hacer hincapié en que siempre el entrenamiento en ayunas está dirigido a personas sanas y saludables. Personas con un peso normal y un índice de grasa corporal equilibrado.
  • En el caso de una persona obesa, o una persona que sufre cualquier tipo de patología, entrenar en ayunas debe estar totalmente prohibido. El hecho de entrenar en ayunas podría perjudicar o complicar la patología.

Esto es así debido a que las necesidades de una persona enferma o de una persona obesa no son las mismas que las de un individuo saludable y con un peso normal. Por eso es necesario ser cautos y no exponer nuestro cuerpo a un estrés innecesario.

No debemos arriesgarnos ni poner nuestra salud en peligro. Si no tenemos un nivel alto de entrenamiento no se recomienda entrenar en ayunas. Si no estamos al 100% de nuestra forma física, es mejor desayunar y optar por un calentamiento moderado.

 

¿Por qué entrenar en ayunas?

La respuesta es para perder grasa. Sin embargo, solo una persona muy entrenada y con niveles muy bajos de grasa puede beneficiarse del entrenamiento en ayunas.

Por tanto, este tipo de entrenamiento se lleva a cabo con fines meramente estéticos. El ejercicio aeróbico o el trabajo cardiovascular puede realizarse a cualquier hora del día.

Cuando entrenamos en ayunas, lo hacemos por la mañana, antes de desayunar. En este momento del día los niveles de cortisol son elevados. Esta hormona contribuye a eliminar las grasas del tejido adiposo.

 

¿Perdemos masa muscular cuándo entrenamos en ayunas?

La respuesta es no. Esta información ha sido demostrada en el estudio “Impact of reduced meal frequency without caloric restriction on glucose regulation in healthy, normal-weight middle-aged men and women”.

Este estudio demostró que, reduciendo la ingesta a una comida al día, el cuerpo mantiene tanto el nivel de glucosa como el de proteína. Esto significa que al posponer el desayuno (que no eliminarlo) no perderíamos masa muscular.

Una alimentación sana y variada tiene como protagonista un buen desayuno. Puedes optar por hacer un desayuno reconstituyente después del entrenamiento.

 

Desayuno reconstituyente para después de entrenar:

Porridge de avena: Aporta nutrientes y energía. Este plato inglés es perfecto para guardar la línea y ganar energía.

Es muy sencillo de preparar:

  1. Hierve agua o leche y añade copos y salvado de avena. Agrega azúcar moreno y canela en polvo (también puedes añadir cacao).
  2. Remueve sin parar hasta obtener una masa homogénea (como una papilla o gachas).
  3. Deja enfriar y añade tus toppings preferidos (frutos secos, fruta troceada, semillas de chía o amapola, sirope, bayas, arándanos).

Entrenar en ayunas debe hacerse siempre a baja intensidad. Debemos cerciorarnos de que nuestro estado de salud es óptimo mediante un chequeo médico.

Así estaremos seguros de que mejorar nuestra silueta no pondrá en peligro nuestra salud.

 

New Call-to-action