El ramen, descubre todos sus secretos

Hace ya años que el ramen ha dejado de ser un plato exótico del que sólo podemos disfrutar en Japón, y hoy en día podemos encontrarnos con un buen bol de sopa con fideos ramen en cualquier rincón del planeta. Se ha convertido en un fenómeno global, y uno de los platos nipones más icónicos (empatado con el sushi), pero, ¿cómo ha llegado hasta aquí?

El ramen y las claves de su éxito mundial

El ramen es, en primer lugar, uno de los mejores representantes de la gastronomía japonesa: una mezcla entre lo sencillo y la artesanía.

Por una parte, es sencillo porque es un plato con orígenes claramente humildes y que todavía hoy suele salir muy económico comer en un ramen-ya (restaurante donde sólo te sirven ramen). Y por otra parte, su elaboración artesanal sigue una tradición muy estricta, y la técnica (y el mimo) con los que los cocineros crean sus complejos caldos tiene cierto grado de complicación.

Esta preocupación por la técnica y por, a la vez, mantener la esencia de lo sencillo es la que encontramos perfectamente retratada en la película minimalista ‘Una pastelería en Tokio‘.

Pero el ramen no es sólo eso. Su éxito mundial no se puede explicar tan sólo por la multitud de restaurantes donde lo sirven que van apareciendo en occidente a ritmo acelerado. En gran parte de su fama global se debe a los instant ramen. Los fideos en sopa instantáneos son el último escalón de la la evolución de este plato, que tiene sus raíces niponas en el siglo XVII.

¡Se nos olvidadaba! Tenemos este artículo del blog en que explicamos cómo hacer un ramen fántastico en casa.

Descargar guía gratuita

El origen del ramen

Cuenta la leyenda que la primera persona en probar un ramen fue el daimyo o señor feudal Tokugawa Mitsukuni. La sopa de fideos (aunque eran fideos udon) ya existía en China por aquel entonces, y llegó a las manos del clan Tokugawa a través de su consejero y chef Zhu Shun Shui, un exiliado chino que se instaló en su corte, huyendo de la dinastía Ming.

Aunque, realmente, como apuntan algunos historiadores (sí, hay hasta expertos que se han dedicado a tratar su origen), la sopa de fideos entró en Japón cuando el país reabrió sus puertas al mundo durante la época Meiji. Fue entonces cuando se estableció población de origen chino en las ciudades portuarias, y, por consecuencia, cuando aparecieron los primeros locales donde lo servían a pie de calle.

Concretamente, fue un poco más tarde, en 1919, cuando el propietario de una tienda en Yokohama, Ozaki Kenichi, creó el primer ramen propiamente dicho. Añadió la base salada de shoyu al caldo, utilizó los fideos ramen y le añadió trozos de carne y verdura por encima para completar el bol.

A partir de 1919, el ramen se expandió y consolidó rápidamente por todo Japón, adaptándose a las peculiaridades de cada región. Si quieres descubrir-las todas, descárgate el ebook y sigue la ruta que te proponemos:

La ruta del ramen norte-sur

La ruta propuesta en el ebook nos lleva desde la punta norte, en la isla de Hokkaido, hasta Kyushu, haciendo un repaso de los tipos de ramen más emblemáticos de todo el país nipón. En la lista encontraremos desde los caldos más fuertes y propios de las frías temperaturas de la capital del miso, Sapporo, hasta el más icónico de los ramens, el de Tokyo.

También descubriremos los ramens más curiosos como el de Nagoya, conocido como el taiwanés, o el emblemático Onomicho, elaborado con caldo de pescado local y tan sabroso que se dice que el tren bala tiene una parada en la ciudad sólo para poder bajar y probarlo.

Finalmente, descenderemos hasta llegar al hogar del tonkotsu, el caldo a base de huesos de cerdo, en Kurume. Allí fue donde se descubrió por error (por dejar hervir demasiadas horas los huesos) que la médula derretida daba el distintivo sabor y color de la sopa de la región.

¿Cuál es tu experiencia con el ramen? ¿Has viajado a Japón y has probado algunos de los platos descritos en la ruta? ¡Deja un comentario y cuéntanos tu experiencia!

New Call-to-action