como quitar las agujetas

No hay nada más frustrante que estar mentalmente motivado y tener que saltarte una sesión de entrenamiento por las agujetas del día anterior. Si a ti también te ha pasado más de una vez (tras pasarte de ambiciosa con las pesas o tras probar una nueva rutina que pone a prueba músculos que no estás acostumbrado a trabajar, por ejemplo), no te apures más, porque tiene remedio. En este artículo te enseñaremos cómo quitar las agujetas. 

¿Qué son las agujetas exactamente?

También conocidas como dolor muscular tardío o DOMS (del inglés “delayed onset muscle soreness”), las agujetas se atribuían tradicionalmente a la acumulación de ácido láctico “cristalizado” en los músculos, al realizar ejercicios intensos que provocan una falta de oxígeno.

Esta teoría no es más que una leyenda urbana (como bien explica este artículo de Daily Burn sobre los mitos de las agujetas), ya que lo que provoca el dolor son en realidad microrroturas de fibras musculares y la concentración de calor en puntos muy localizados durante los ejercicios, especialmente en los movimientos excéntricos.

New Call-to-action

Entonces, ¿Cómo quitar las agujetas y prevenirlas?

Primero de todo, y como más vale prevenir que curar, repasamos cómo evitarlas a toda costa. La más importante es la planificación, y aumentar el nivel de esfuerzo al que sometemos a nuestros músculos de forma progresiva. Sí, quizás estamos descubriendo la sopa de ajo, pero si tienes agujetas, lo más probable es que te hayas pasado, así que seguramente te tocará revisar y ajustar tus rutinas.

Recuerda también mantenerte hidratado antes y después de los ejercicios, así como cumplir una cita con los estiramientos. Aunque hay algunas dudas sobre la efectividad de los estiramientos para prevenir las agujetas, no son pocos los fisioterapeutas que siguen recomendando dedicarles unos cinco o diez minutos para ayudar a los músculos a reposar. En cualquier caso, un calentamiento general extenso sí es necesario y te ayudará a responder a la pregunta de cómo quitar las agujetas.

En cuanto a la dieta, es vital ingerir suficiente vitamina C y E, así como magnesio, a diario, y saber encontrar el equilibrio justo entre hidratos de carbono y proteínas para dar a nuestra musculatura toda la materia prima que necesita para repararse y fortalecerse. Si lo crees conveniente, puedes probar los suplementos de creatina para añadir ese extra de energía y cuidado. Aunque quizás tengas suficiente con un café antes del ejercicio y un zumo de cerezas al terminar.

¿Qué hacer cuando nos atacan las agujetas?

Primero de todo: el ibuprofeno no te va a quitar las agujetas. Como mucho, sus efectos analgésicos te aliviaran un poco el dolor, pero las microrroturas seguirán ahí. Si te duele la espalda o músculos muy largos, en los brazos o en las piernas, quizás lo que te convendría es un buen masaje, o hacerte con un foam roller y aliviar el dolor sólo y en unos pocos minutos.

Si el dolor no disminuye, prueba con los tratamientos de temperatura. Una bolsa de hielo seco es ideal para las zonas más inflamadas, parando el dolor y acelerando la recuperación; mientras que un buen baño caliente con sales de Epsom (sulfato de magnesio) también te aliviará — además, ¡tampoco vas a decir que no a un buen baño relajante si estás adolorido!

Sobre todo, ¡No dejes que las agujetas te paren!

Pero quizás las agujetas no sean tan complicadas y la solución sea mucho más sencilla —siempre y cuando el dolor no sea intenso, y no se trate en realidad de una lesión. Si tenemos agujetas tras haber realizado un sobreesfuerzo en una zona del cuerpo concreta, en las próximas sesiones nos centraremos en otras. Así, no solamente estaremos incentivando una recuperación activa y un alivio del dolor efectivo, sino que además le daremos tiempo a nuestra musculatura a recuperarse al cien por cien y a fortalecerse completamente.

Quedamos a la espera de leer en los comentarios los remedios que utilizáis para responder a la enterna pregunta: ¿Cómo quitar las agujetas?

New Call-to-action