Comer fruta engorda

Comer fruta engorda, porque lleva mucho azúcar, y no es bueno tomarla para merendar, o para cenar… Falso. Todo esto son mitos. Se ha hecho mucha mala prensa de este alimento tan esencial para nuestro organismo, lleno de vitaminas y minerales. Y por eso hoy vamos a desmentir algunas de las grandes mentiras que se han estado contando sobre ella.

 

New Call-to-action

 

¿ Comer fruta engorda ? ¡ No !

La fruta es un pack natural de fibra y agua, y consumirla es necesario y saludable para nuestro organismo. Si bien es cierto que tiene un alto contenido en fructosa, tenemos que tener en cuenta que ésta es un tipo de energía totalmente natural. Por lo tanto, es mucho más asimilable para nuestro cuerpo, ya que es de liberación lenta, por lo que su aprovechamiento será mejor, manteniendo unos niveles de energía y glucosa óptimos y constantes. Así que, si te dicen comer fruta engorda, ¡no te dejes engañar!

Está claro que la fruta contiene calorías pero, ¿qué alimento no las contiene? Que contenga calorías no quiere decir que engorde, son dos cosas diferentes que no hay que confundir. Como hemos dicho, el azúcar que contiene las fruta es sano y natural, pero es que ¡la fruta es mucho más que azúcar!

Si dejaras de consumirla por evitar el azúcar, te perderías la larga lista de beneficios que nos proporcionan sus nutrientes y antioxidantes. Además, como nos recuerda Silvia Torres, incluso las frutas ricas en azúcar, como el mango, están repletas de sustancias que protegen contra el desarrollo de tumores y enfermedades crónicas. Y es que, aunque no nos lo parezca, la prevención de algunas enfermedades como es el caso del cáncer, es uno de los grandes beneficios que nos ofrece la fruta.

 

La fruta nos mantiene hidratados

Hay que recordar también el alto contenido en agua que tiene la fruta nos ayuda a mantenernos hidratados. Junto a su contenido en energía, nos proporciona la vitalidad suficiente para emprender cualquier tipo de actividad. Es por esto último que es muy recomendable ingerir fruta antes de salir a hacer ejercicio o incluso inmediatamente después de hacerlo.

Otro momento ideal para tomar fruta es entre horas, momento en el que tu barriga te está pidiendo alimento y tu piensas que no toca. ¡Pues sí que toca! La fruta es un perfecto snack para tomar en el trabajo, en el segundo almuerzo, en la hora de la merienda… Una de sus grandes ventajas es que actúa perfectamente como “golosina natural”, ya que, a pesar de su bajo contenido calórico, el azúcar que hay en ella satisface y mata el gusanillo de tu estómago.

 

Otros mitos falsos sobre la fruta

Otro mito muy común sobre la fruta es que no podemos tomarla después de cenar o antes de ir a dormir. O que engorda más si la tomamos como postre. La doctora Montse Folch nos desmiente este mito en este interesante artículo que salió en  La Vanguardia: “No es verdad que la fruta engorde más si la tomamos como postre. Tiene las mismas calorías antes, después, y en medio”. Además, nos vuelve a recordar la gran cantidad de beneficios que ésta aporta a nuestra salud. No solo porque previene enfermedades tan serias como el cáncer, sino porque además favorece el buen humor y ayuda en las recuperaciones.

Así que, si estabas dudando en si comer fruta engorda o no, ¡no lo dudes más! No existe mejor golosina dulce y natural, que esté repleta de tal cantidad de vitaminas, fibra y minerales como la fruta. Deshazte de toda las malas lenguas que te dicen lo contrario y ¡Disfruta de la fruta!

 

New Call-to-action