bonsai olivo

El cuidado del “bonsái” es una práctica de horticultura milenaria, nacida en China. Uno de los más populares es el bonsái olivo. Se cree que este arte nació hace aproximadamente dos mil años. Considerado todo un símbolo de eternidad, bonsái significa cultivado en maceta (contenedor, recipiente, bandeja).

¿Dónde se origina esta práctica?

Este arte de horticultura pertenecía a la alta nobleza en su origen. Más tarde se extendió al resto de la población como arte tal y como la conocemos hasta la fecha. El cultivo del bonsái se considera como una terapia, forma de vida y método de meditación. De China se extendió a Japón hace aproximadamente 800 años. Los japoneses han hecho de su cultivo y cuidado una seña de identidad. Los bonsái japoneses son altamente valorados a lo largo y ancho de todo el mundo.

Mediante la poda, el trasplante y otros múltiples cuidados, el árbol en miniatura debe asemejarse al que se encuentra en su entorno natural. Su diminuto tamaño es lo que caracteriza a el bonsái olivo. Las hojas deben ser lo más pequeñas posible. El cuidado del bonsái exige mimo y atención al detalle.

Además, el bonsái olivo es uno de los más extendidos por países mediterráneos. Es un árbol que enraíza de forma fácil. De naturaleza fuerte, es un árbol fácil para comenzar con el arte de cultivar un bonsái olivo.

Descargar guía gratuita

¿Cómo debo cuidar un bonsái olivo?

  • Propagación: Se pueden enraizar troncos y ramas, pero normalmente se realiza a través de semillas y esquejes.
  • Poda: Cuándo finaliza el invierno, si la poda es buena, el bonsái olivo responderá con brotes exuberantes.
  • Trasplante: En primavera, cada tres o cuatro años. El trasplante debe ser muy cuidadoso ya que es una experiencia traumática para el bonsái. Debe ser realizado por un experto, ya que la vida del árbol está en riesgo.
  • Abonado: Debe ser muy abundante. Usaremos fertilizante todos los meses desde primavera hasta otoño. Es importante el abono constante ya que el bonsái necesita muchos nutrientes para crecer y mantenerse vivo en un entorno moldeado por el hombre.
  • Riego: El riego del bonsái olivo es un riego normal. Tolera bien la sequía. No encharques la maceta de agua, porque las raíces podrían pudrirse.

Debemos tener en cuenta que el bonsái olivo es un árbol que necesita mucha luz. El baño de sol y calor deben ser constantes. Su crecimiento es lento, pero constante, tratándose de un árbol muy longevo.

El bonsái como arte:

El bonsái olivo nos permite trabajar técnicas de madera muerta y modelar las ramas para sumarle valor estético. El tronco del bonsái olivo es muy valorado por su grosor y por las formas retorcidas que adquiere. El arte del bonsái se relaciona con el pensamiento y la meditación profunda. Mientras cuidamos de nuestro bonsái realizamos un trabajo de introspección. La idea es moldear el bonsái olivo a nuestro antojo, para que estética y visualmente simule estar en su entorno natural.

En Saitama, una ciudad a pocos minutos de Tokio se encuentra el barrio de Omiya. Allí podemos conocer multitud de viveros e incluso un museo con preciosos ejemplares de bonsáis.

El bonsái más antiguo del mundo tiene mil años y está en Milán, Italia. Sin embargo, existen otros igualmente longevos repartidos a lo largo del mundo. Los bonsáis antiguos son considerados auténticas joyas y sus precios son muy elevados.

¿Tienes un bonsái en casa? ¿Has cultivado alguna vez alguno? ¿Cuál es tu tipo preferido? ¿Te parece difícil el cultivo del bonsái?

Contesta a nuestras preguntas dejando tu comentario. Nos encantaría conocer tu opinión sobre los bonsáis japoneses.


New Call-to-action